Ir al contenido principal

Día de las fuerzas armadas... "Cantabria se rinde al Ejército"

Unas cien mil personas han asistido hoy a la exhibición aeronaval que con motivo de los actos del Día de las FuerzasArmadas se ha celebrado en la playa del Sardinero de Santander (Cantabria), en la que se han movilizado a más de 800 efectivos de los Ejércitos de Tierra y Aire y de la Armada.

Según fuentes de la Delegación del Gobierno en Cantabria, el público se concentró a lo largo de cuatro kilómetros de costa, entre el Sardinero y la zona de Cabo Mayor, en Mataleñas. La asistencia ha convertido a este acto en la mayor movilización humana en la historia de la ciudad de Santander, según las citadas fuentes.
La exhibición ha estado presidida por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general del Aire Julio Rodríguez, junto con responsables de Tierra, Mar y Aire y de la Armada, así como la cúpula civil y militar del Ministerio de Defensa.




También han asistido autoridades regionales, entre ellas el presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Angel Revilla: el delegado del Gobierno en la Comunidad, Agustín Ibáñez; el presidente del Parlamento autonómico, Miguel Angel Palacio; y el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, entre otros.
La exhibición simulaba el rescate de tres observadores internacionales, presos por una fuerza rebelde en la playa del Sardinero. En la operación ha participado el buque Galicia, que ha contado con el apoyo de la fragata 'Juan de Borbón'. Al arenal santanderino han llegado buceadores e infantería, entre otros, en medios como helicópteros y lanchas.
Finalmente, la simulación logró el rescate de los tres prisioneros, si bien uno de ellos resultó herido, por lo que fue evacuado al buque de asalto anfibio Galicia, que tiene en su interior un hospital con una Unidad de Cuidados Intensivos y un bloque quirúrgico.
Todo discurrió según lo ensayado por la organización, con el único imprevisto de que, en el momento en que los vehículos de asalto anfibio se adentraban desde el mar en la playa de El Sardinero, uno de ellos, un 'Piraña' -como los empleados en las misiones de la antigua Yugoslavia, Haití o el Sur del Líbano-, quedó varado sobre la playa.

La intervención, que duró una hora, concluyó con vuelos de pasada de los aviones y helicópteros participantes, encabezados por el F-18 y que ha incluido un despegue vertical de dos helicópteros. Al término, se celebró una exhibición acrobática de la Patrulla Aguila.
La simulación fue descrita a los asistentes por una megafonía que explicaba las distintas fases, y acompañada con música, con canciones como 'I need a hero', 'Eye of the tiger', fragmentos de Carmina Burana o la banda sonora de 'Regreso al futuro', entre otros.

Exhibición aeronaval

En concreto, la situación que se recreaba en el arenal santanderino era la liberación de unos cascos azules, observadores militares que habían acudido a un país ficticio que atraviesa un conflicto étnico, pero que fueron apresados por un grupo rebelde.
Siempre según los hechos recreados, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas encomienda a España que libere a los rehenes, presos y custodiados en unas tiendas de campaña en El Sardinero custodiados por los rebeldes.

Rescate

El rescate comenzó con la actuación de los cazaminas, que guiaron a la fragata por aguas libres de minas, y con reconocimientos aéreos del terreno -que en la realidad serían días antes- de carácter encubierto por el helicóptero Seahawk de la fragata Almirante Juan de borbón.
Posteriormente, arribaron al Sardinero los buceadores de combate desde un helicóptero del Buque Anfibio Galicia, que fueron lanzados a la playa para eliminar obstáculos al desembarco, con una limpieza de aguas subterráneas. En una intervención real, se hubiera realizado por la noche, de forma encubierta y dos días antes.

La Fragata Almirante Juan de Borbón abrió luego fuego con su cañón -de fogueo en la recreación- para apoyar a las unidades a punto de llegar a tierra, y luego un avión Casa 295 lanzó sobre la playa a dos equipos de zapadores de combate, que marcaron los blancos para los aviones y aseguraron la zona con balizamiento.
Luego, desde el Galicia salieron las lanchas rápidas Supercats, acompañadas de Sedeco (Sección de Reconocimiento) y zapadores, para los trabajos de reconocimiento de la Infantería de Marina y la eliminación de la resistencia que se encontraba en la playa, laborares apoyadas por pasadas aéreas de F-18 Y AV8B Harrier, con base en La Rota (Cádiz) y Zaragoza, respectivamente. La Sedeco marcó sus posiciones con humo para evitar el riesgo de fuego amigo.
34 minutos después del momento señalado como 'Hora H', llegaron las embarcaciones de asalto anfibio, en dos fases, generando humo de ocultación para esconderse del enemigo. Estas dotaciones, con el apoyo de cuatro vehículos Piraña y Hammer, constituyeron la parte principal de la fuerza de intervención en el Sardinero. Fue en ese momento cuando uno de los Piraña quedó varado en la playa, de forma que no pudo intervenir en el rescate.

Los vehículos desplegaron los flancos de la playa junto a la Sedeco, de forma previa a la la inserción de los equipos de operaciones especiales , que descendieron de cuatro helicópteros. En ese momento, los rebeldes reaccionaron y abrieron fuego, con lo que se inició un combate en el que, en la simulación, cayeron varios miembros del Ejército enemigo, si bien antes habían avisado a más efectivos.
Los rehenes fueron liberados de la tienda de campaña instalada sobre la playa de El Sardinero, mientras continuaron las escaramuzas con los rebeldes por ambos flancos de la playa. Finalmente, se rindieron ante la superioridad de la fuerza atacante.
Paralelamente, un 'Piraña' realizó una primera asistencia sanitaria a uno de los rehenes, que resultó herido y posteriormente evacuado por medios terrestres y aéreos, al buque Galicia, que dispone de un hospital que ha sido usado en misiones en Irak o en el huracán Mitch, además de para el personal militar, para la población civil herida.
Los tres observadores fueron liberados, con lo que comenzó la retirada de las dotaciones participantes, por tierra, mar y aire. Una vez liberada la playa, los medios aéreos efectuaron una pasada de despedida en formación.


Efectivos y medios

En total, se movilizaron 818 efectivos de la Armada Española, 19 del Ejército de Tierra y 16 del de Aire, en una actuación con 24 medios aéreos, terrestres y que se desarrolló en trece fases.
Así, se encontraban, por parte de la Armada, el Buque de Asalto Anfibio Galicia, la fragata Almirante Juan de Borbón, seis helicópteros, tres aviones y cuatro lanchas, además de un equipo operativo de la Unidad Especial de Buceadores de Combate y otro de la Unidad de Guerra Especial, entre otros. La Fuerza de Infantería de Marina aportó seis embarcaciones, con seis vehículos de asalto anfibio.
Por el Ejército del Aire participaron un avión Casa 295, y tres F-18, así como una unidad de Zapadores Paracaidistas; y el del Aire incluye dos helicópteros (un Chinook y un Cougar), junto al equipo operativo de la Unidad de Operaciones Especiales.

fuente: El Diario Montañes

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…