domingo, 31 de mayo de 2009

La Patrulla Águila provocó la admiración con su exhibición de formaciones, acrobacias, pasadas y maniobras.

Alguno se pasó llevando huevos a Santa Clara. Quiso asegurar tanto un día agradable que al final todo el mundo anduvo sofocado, pero mereció la pena soportar tanto calor para presenciar el espectáculo de la Patrulla Águila.
Más radiante no pudo ser la mañana. Y más limpio no pudo estar el cielo. El escenario era el ideal para ver y disfrutar la exhibición aérea. Y el campo de maniobras, el perfecto para la evolución de los siete reactores con los que la Patrulla Águila maravilló ayer a los más de cien mil espectadores apostados en los alrededores de El Sardinero y muchos miles más por la ciudad.

El vuelo lento de los dos Harrier sobre la playa y su 'trepado' de salida, con el que se puso el punto final a la exhibición aeronaval, fue el aperitivo.

El plato fuerte lo pusieron, cinco minutos después, siete oficiales de la Academia General del Aire. A bordo de sus C-101 hicieron su entrada en el teatro de operaciones con un espectacular 'looping' en cuña -clásica formación con el líder, 1, en cabeza y tres aviones a cada lado- para transformarse luego en formación 'Águila'.

Desde ese momento y hasta que el líder, comandante Alonso, ordenó a su patrulla el regreso a Parayas, transcurrieron rápidamente casi treinta minutos de exhibición aérea.
Media hora rellenada a base de acrobacias, maniobras, piruetas, 'toneles', roturas de formación, cruces y pasadas y más pasadas sobre las cabezas de los espectadores. Media hora decorada con multitud de dibujos en el aire, garabateados con el humo de las toberas insufladas de vapor, que asemejaban corazones, círculos, abanicos...
A partir de aquella primera pasada, la Patrulla ofreció todo un muestrario de formaciones ('Mirlo', 'Póker', Águila', 'Delta') y 'roturas' en el aire. Primero los siete juntos; luego, en grupos. Apenas había tiempo para saborear una cuando ya se sucedía la siguiente. La exhibición arrancó exclamaciones de admiración entre el público con varias de las pasadas, especialmente en los cruces de aviones, tan cerca unos de otros y a tan alta velocidad que la ilusión óptica y la perspectiva agrandaba aún más aquella sensación de rozarse al límite de seguridad.
Igualmente espectacular fue la actuación del 'Solo' en ascenso hasta la velocidad cero dejándose caer sin mandos de vuelo para volver a recuperar la navegabilidad. Como también el cruce de la formación 'Par' y la pasada simulando un espejo (un avión invertido y otro encima). El 'looping' en caza del grupo de cuatro 'Rombo' o, entre muchas otras, la maniobra 'Hoja de trébol' del grupo de seis.

Así hasta la formación 'Plus Ultra': los siete juntos, pero dos de los aparatos en posición invertida volando sobre otros dos. Único.
Tras retirarse, la patrulla reapareció por detrás del Palacio de La Magdalena 'enarbolando' con sus toberas la bandera española. Un gesto emotivo y muy ovacionado, como lo fue la posterior y espectacular 'rotura en abanico' con la que los pilotos Alonso, Amigo, Pérez, Guardiola, Gutiérrez, Abós y Heredero hicieron mutis por el foro rumbo a Parayas tras realizar el ejercicio y perder cada uno en la cabina unos dos kilos de peso.

VIDEO DE LA EXHIBICIÓN.

fuente: El Diario Montañés

*a otra cosa mariposa...

YA TENEMOS PERFIL EN FACEBOOK. (nombre: Loquetengaqueser Será o No, foto: negra con URL en medio.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada