domingo, 17 de mayo de 2009

Relato de como fueron capturados los piratas del "Marques de la Ensenada"

(Jueves 7 de mayo de 2009) El día de hoy no prometía nada extraordinario, amaneció con fuerte viento de nordeste y estado de la mar marejada. Se preveía un día tranquilo.

Durante la mañana, conforme navegábamos efectuando una patrulla en la zona asignada, el estado de la mar mejoraba y el viento disminuía su intensidad ligeramente. Teníamos el helicóptero en alerta sin confiar demasiado en tener que utilizarlo hasta que después de comer, sonó la alarma. Un buque abanderado en Malta mandaba una señal de socorro por la radio y solicitaba ayuda al verse perseguido por una embarcación con siete individuos armados abordo a 25 millas de nosotros. En 15 minutos el helicóptero estaba en el aire. El capitán del barco maltés pedía ayuda una y otra vez con voz de desesperación y pánico lo que nos hacía sentir los minutos como horas. El tiempo parecía haberse detenido y el capitán se desgañitaba reportando los disparos que estaba recibiendo. La embarcación atacante tiroteó al buque con armas portátiles en su costado de estribor.

Los asaltantes intentaron poner su escala en la borda del mercante, pero éste, con un bandazo en su zigzagueo, consiguió evitarlo. Entonces llegó el “Gato”. El capitán del mercante lo vio y los presuntos piratas también, el tiempo ahora corría a nuestro favor. Cesó el ataque y la embarcación intentó escapar, pero el helicóptero la indujo a detenerse. La aeronave quedó custodiando el skiff a la espera de nuestra llegada.

Los gritos de desesperación del capitán se convirtieron en halagos y agradecimientos con una frase escuchada en todo el Golfo de Adén: “God bless your helo, God bless Spain” (Dios bendiga vuestro helicóptero, Dios bendiga a España).

Cuando divisamos el skiff lanzamos las dos RHIBS con el equipo de asalto para investigar a los presuntos piratas. El “Gato”, con su misión más que cumplida y tras una hora larga de vigilancia volvía a bordo a la vez que llegaban las embarcaciones.

Los asaltantes fueron trasladados a nuestro barco. A continuación, mientras una embarcación traía remolcado el skiff al barco, la otra llevaba a dos oficiales al buque atacado para recoger los testimonios de la tripulación.

La moral de la dotación está por las nubes, dos días seguidos de acción real nos han inyectado una gran dosis de orgullo sabiendo que esto no ha acabado y que queda mucho por hacer.

fuente: Armada española (Vida a bordo)

*a otra coa mariposa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada