jueves, 17 de septiembre de 2009

España concentrará sus "unidades de combate" en Afganistán

El Ejército español concentrará las unidades de combate que tiene desplegadas en Afganistán en la nueva base de Qal-i-Naw, que pasará de sus actuales 230 efectivos a unos 600 y se convertirá en la más importante con que cuenta en dicho país asiático. Así se deduce del documento que ha remitido el Gobierno al Congreso, en el que pide un incremento en 220 militares en el contingente permanente en Afganistán, integrado en la actualidad por 780 militares.

El informe, que servirá de base para la votación prevista la semana próxima en la Comisión de Defensa del Congreso, explica que los 220 nuevos efectivos irán a Qal-i-Naw, donde formarán un Grupo Táctico de Maniobra, que se completará con la compañía de reacción rápida destinada ahora en Herat.

Dicho traslado significa que España sólo mantendrá en Herat unidades de apoyo (como el hospital o el avión de transporte C-295), pero no de combate. En consecuencia, las tropas españolas dejarán de patrullar por las provincias del suroeste, como Farah, donde han sufrido varias bajas, y concentrarán sus esfuerzos en la provincia de Badghis, algunos de cuyos distritos están bajo control de la insurgencia.

La nueva base de Qal-i-Naw, con 70 hectáreas de extensión y un presupuesto de 40 millones de euros, albergará a unos 600 españoles, además de 150 colombianos y un número indeterminado de estadounidenses, cuando se acabe, el próximo verano.

El documento enviado al Congreso da por hecho que el año que viene habrá que enviar un nuevo batallón (450 soldados) para garantizar la seguridad de las elecciones municipales, como se ha hecho este año con las presidenciales y legislativas, al afirmar que el refuerzo que se pide ahora servirá "de embrión para el previsible despliegue de una unidad que cubra las elecciones en el año 2010".

Pero el principal argumento que da el Gobierno para justificar el aumento de tropas es la incapacidad de los afganos para garantizar su propia seguridad.

"La ejecución sobre el terreno de la estrategia renovada [diseñada por la Administración de Obama] tiene una importante consecuencia: la necesidad de un mayor número de tropas", asegura. "Este incremento también es necesario para prolongar y consolidar las condiciones de seguridad ya obtenidas [...] y debe mantenerse hasta que las autoridades civiles, en el marco del proceso de afganización, asuman el control de la situación". El refuerzo, agrega, "debería proceder de las fuerzas de seguridad afganas (ejército y policía), por ahora insuficientes, por lo que, mientras se generan e instruyen estas fuerzas, no existe otra opción que un incremento de tropas internacionales".

Además de la compañía de maniobra, el refuerzo incluye una unidad de apoyo logístico y elementos de mando y control. Sus principales misiones serán "incrementar la seguridad en la provincia de Badghis" y proteger a los futuros instructores del Ejército y la policía afganos.

fuente: elpaís.com

*a otra cosa mariposa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada