Ir al contenido principal

Navantia, invitada a participar en el concurso internacional para el portahelicópteros ruso.

Los astilleros españoles Navantia han sido invitados a participar en un concurso internacional que convocará Rusia para la adquisición de portahelicópteros, al que también opta la empresa francesa DCNS, entre otras, según anuncio el comandante de la Armada rusa, Vladimir Visotski.

"Confirmo que se sostienen las negociaciones (sobre compra de portahelicópteros), pero creo que se abrirá un concurso", dijo Visotski a medios de prensa en Kaliningrado, ciudad rusa sobre el Báltico, informó la agencia RIA Novostí.

Según el almirante ruso, varios países poseen conocimientos necesarios y "podrían participar en el concurso tanto Francia como Holanda y España", siempre y cuando estés dispuestos a transferir tecnología para la construcción de dicho buque.

En este sentido, Visotski indicó que Estados Unidos quedó al margen de las negociaciones "por razones obvias" y, en concreto, resaltó que Washington es "muy sensible" respecto a la transferencia know-how a otros países.

Visotski señaló que el nuevo navío aumentará la capacidad combativa de la Armada rusa. "Valga como ejemplo lo sucedido en Georgia en agosto del año pasado. Ese buque hará en 40 minutos lo que se hizo en 26 horas en aquella ocasión", resaltó.

Navantia y su LHD

La construcción de modernos buques LHD (Landing Helicopter Dock) es una de las especialidades de Navantia que cuenta actualmente con diseños en fabricación para España y Australia. En el caso español, se trata del buque Juan Carlos I, con un desplazamiento de 27.100 toneladas, más grande que los Mistral frances (21.500).
El LHD Juan Carlos I, botado en marzo del año pasado en Ferrol, posee una importante capacidad de carga en tanques y en bodega, así como una amplia cubierta de vuelo de 202x32 para aviones y helicópteros.

Al mismo tiempo, la empresa que ahora dirige Aurelio Martínez también ganó el concurso internacional convocado por Australia para la adquisición de dos buques de este tipo, definido en España como Buque de Proyección Estratégica.

Con una inversión inicial de 360 millones de euros, El Juan Carlos I tiene 230 metros de eslora, una dotación de 243 efectivos y cuenta con una capacidad para transportar 1.200 militares para operaciones anfibias o de cualquier tipo.

Francia presenta el Mistal

El pasado tres de septiembre, el Ministerio de Defensa francés confirmó su interés por participar en la licitación por el portahelicópteros de asalto anfibio con el que existe en servicio en su fase, la clase Mistral de la empresa pública DCNS.

"Rusia muestra interés por nuestro portahelicópteros. La solicitud tiene por ahora un carácter general", dijo el portavoz del ministerio, Laurent Teisseire.

La Armada francesa cuenta actualmente con dos portahelicópteros de esa clase, Mistral y Tonnere. Su precio total ronda los 600 millones de euros.

Buque polivalente

Durante el verano, el jefe del Estado Mayor ruso, Nikolái Makárov, declaró que, por primera vez, la Armada rusa sacará a concurso público la adquisición de un diseño de portahelicópteros, cuya construcción será conjunta. Adelanto que las necesidades iniciales son para tres o cuatro unidades.

Según Makárov, el portahelicópteros que requiere Moscú debe ser un buque polivalente, diseñado para hacer frente a una gran variedad de misiones, desde el transporte de helicópteros, operaciones anfibias, transporte de tropas e incluso servir de puesto de mando para Estado Mayor para la conducción de operaciones.

fuente: Infodefensa.com

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…