Ir al contenido principal

Preparados para soportar bajas.

“Estamos preparados”. Es el comentario general entre los soldados españoles, preparados para soportar bajas si la misión así lo precisa, “¿pero lo está la opinión pública?” Es la pregunta que surge inmediatamente después. La misión afgana está en proceso de cambio. Siguiendo la línea marcada y exigida por Barack Obama todos esperan los cambios en Qala-i-Nao. "A nadie le gusta tener 'bolsas', pero somos militares y estamos en Afganistán", responden.

Con la actual capacidad española resulta imposible imposible dar seguridad a la provincia, y sin seguridad cualquier relación con gobernabilidad es puro espejismo. Pero la seguridad en este país no resulta sencilla y para ello hay que adentrarse en algunas de las llamadas 'zonas rojas', como Sabzak, donde el riesgo de ataque es alto. En plena escalada de violencia en Badghis, España y el resto de países miran con preocupación hacia Kunduz, una zona del norte que permanecía tranquila en la que los alemanes se enfrentan ahora a una fuerte presencia insurgente.

El escenario es inestable y cambia de un día a otro”, esto lo saben todos los hombres aquí destinados. Hombres como el sargento Serantes, herido el pasado miércoles y que se recupera favorablemente de su herida en la pierna en el hospital Role 2 de la base de Herat. «Me quedo en Afganistán, quiero volver con mi unidad», responde si se le cuestiona sobre si piensa volver a España para curarse. No tiene dudas. Cumple órdenes, como el resto de compañeros que permanecen en Sabzak colaborando en la labor de seguridad del puerto de montaña.

Llegaron para las elecciones, pero les ha tocado una misión más expuesta, una auténtica labor de una fuerza de reacción rápida. Algunos están en Herat, pero otros se dividen entre Sabzak y la base que España tiene a medio construir en Qala-i-Nao. Sus condiciones de vida no son las mejores, pero no se escuchan quejas. Al contrario.

Pocos tienen dudas de que cuando las fuerzas españolas se retiren de esta posición, los insurgentes volverán a ocuparla. El juego del gato y el ratón eterno de un conflicto cada vez con más matices, que precisa de forma urgente de un plan, unos objetivos y unos plazos.


fuente: Blog de Mikel Ayestaran (ABC.es)

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…