viernes, 4 de septiembre de 2009

Soldados españoles abaten a 13 talibanes en el segundo día de enfrentamientos.

Por segundo día consecutivo España tuvo que luchar por el control del paso de Sabzak, la auténtica arteria de comunicación entre las provincias de Badghis y Herat, al noroeste de Afganistan.
El martes el sargento español José Enrique Serantes Alvárez resultó herido y ayer sus compañeros de compañía tuvieron que hacer frente a seis horas de lucha contra el mismo grupo de militantes, bajo las órdenes del líder tayiko Ishan Khan. Trece talibanes perdieron la vida y dos helicópteros de combate Mangusta tuvieron que dar cobertura a las fuerzas españolas para reducir a unos atacantes que volvieron a hacerse fuertes en posiciones de difícil acceso. También un avión acudió al combate, pero finalmente no intervino.

Fuego de fusilería

Los soldados españoles se levantaron a primera hora de la mañana y nada más comenzar la patrulla de reconocimiento recibieron los primeros disparos. A diferencia de la víspera, se trató exclusivamente de fuego de fusilería, pero esta vez en vez de ser un hostigamiento esporádico, fórmula habitual de la insurgencia, los atacantes se mantuvieron en sus posiciones y siguieron disparando. La intervención de los helicópteros logró dividirles en dos grupos y uno de ellos buscó refugio en una cueva cercana a una población por lo que se optó por no disparar a la misma para evitar posible víctimas civiles. Otros militantes lograron escapar en dirección sureste, pero no se descarta que vuelvan a actuar en las próximas jornadas.

Desde el pasado domingo una compañía española se encarga de la protección de este puerto de montaña, «vital y estratégico», según el coronel Terol, máximo responsable de la base de Qala-i-Nao.

Los hombres de Ishan Khan habían logrado en los últimos meses establecer una especie de puesto de control para extorsionar y aterrorizar a los viajeros. «En un intento por facilitar el tránsito vial, el mando regional Oeste de ISAF (la misión de OTAN en Afganistán) nos pidió el envío de una compañía para apoyar a los agentes de la policía en Sabzak y eso es lo que estamos haciendo», argumenta el coronel que insiste en la importancia de respetar la política de «tolerancia cero con las víctimas civiles» para conseguir ganarse el apoyo de la población local.

Avance español

«La situación se deteriora porque ahora llegamos a sitios a donde no llegábamos antes. Si no vas, no tienes incidentes, pero si te mueves fuera de Qala-i-Nao ya sabes que puede haber problemas», asegura el comandante Miguel López, jefe de Inteligencia del PRT español. Con un puntero de luz en la mano señala las «zonas rojas» en las que España tiene dificultades por la presencia de insurgentes aunque matiza que «en comparación con el sur o el este, Badghis está mejor». La estrategia española consiste en ir extendiendo los índices de seguridad alcanzados en Qala-i-Nao al resto de la provincia «para ir poco a poco ganándonos al pueblo frente a los líderes talibanes», insiste López.

En el Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) la noticia del ataque confirmó los temores de los militares y su difusión coincidió con la cena por lo que el silencio se apoderó del comedor y se convirtió en el único tema de conversación. Una patrulla de la base, con el coronel Terol al frente, estuvo en ese mismo lugar veinticuatro horas antes y aquí todos saben que cualquiera de ellos podía haberse encontrado en una situación similar. Esta vez le tocó a la sección del bautizado como «batallón electoral» que reside en Qala-i-Nao, aunque en las instalaciones de la nueva base que España espera terminar en 2010. Llegaron con la misión de fortalecer la seguridad en las elecciones, pero a la espera de una segunda vuelta o no, estos hombres se han convertido en el soporte de ISAF en Sabzak.

Ishan Khan es el último de la larga lista de insurgentes locales -unos 900 según la seguridad afgana- que está plantando cara a España en Badghis. Con un grupo de unos 50 hombres había logrado sembrar el terror en Sabzak, un puerto en el que se había atrevido a atacar incluso varios convoys con material para la nueva base española Es un «auténtico bandido, pero en este país los delincuentes van muy armados y son capaces de causar estos enfrentamientos», asegura Terol.

Además de los problemas con la insurgencia, España se enfrenta también a la tensión entre las dos etnias principales en la provincia, pastunes y tayikos. Sus milicias están a un paso de la confrontación civil debido a los asesinatos de líderes de ambas comunidades y las fuerzas españolas asisten en un ambiente de calma tensa.


fuente: ABC

*a otra cosa mariposa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada