Ir al contenido principal

EL PROGRAMA DE DISEÑO DEL COMBATIENTE DEL FUTURO AFRONTA SU RECTA FINAL.


La configuración final del Combatiente del Futuro (COMFUT) terminará de definirse en la fase de desarrollo del programa de diseño que afronta su recta final.

Durante esta etapa se llevarán a cabo las adaptaciones y mejoras necesarias con las lecciones aprendidas en las pruebas de usuario realizadas en 2008 y 2009 en el Campo de Maniobras y Tiro "Los Alijares" de la Academia de Infantería de Toledo. Dos pelotones de soldados de Infantería han sido los encargados de comprobar el comportamiento de los equipos, ofreciendo las claves necesarias para su optimización, que una vez conseguida, dará paso a la fase de producción de la preserie, y a continuación, a la producción en serie.

Con ello se culminará un programa que arrancó en 2006 con la selección de EADS como empresa adjudicataria del concurso de la fase de diseño y desarrollo. Su objetivo es el de aumentar la eficacia y protección de los soldados españoles mediante la incorporación de una serie de sistemas específicos e innovaciones técnicas, entre los que destaca el gran "cerebro" del sistema: el Sistema de Información y Comunicaciones (SIC).

La novedad principal del SIC es que permite el enlace inalámbrico entre el pelotón y los miembros de la sección mediante una malla "mesh" inalámbrica parecida al WIMAX que pronto sustituirá al WIFI para conectarse a Internet. En esta red se integra un sistema de información geográfica con mapas, fotos satélite, GPS y hasta un servicio de mensajería similar a los SMS de los teléfonos móviles. A esto se une el Interfaz Hombre-Máquina (IHM) con su visor en el casco que ofrece imágenes sobreimpresas, la botonera de control o la PDA.

Todo ello permitirá que el COMFUT sea consciente en cada momento de la situación en la que se encuentra con un mapa de la zona en la que se está operando, con los desniveles y accidentes naturales del terreno, de su posición en el campo de batalla, la de sus compañeros, la de sus enemigos y la de todos los elementos implicados, desde los edificios a los carros de combate o los helicópteros, cada uno identificado con un símbolo propio.

Un nuevo traje para una mejor protección

El soldado del futuro debe ser capaz de desenvolverse en cualquier tipo de ambiente, de día y de noche, con frío o con calor, y en este aspecto resulta clave el traje que utilice. Por eso se ha procurado que el del COMFUT resulte fresco en situaciones de altas temperaturas pero capaz de conservar el calor del cuerpo cuando se tengan que pasar muchas horas a la intemperie.

Debajo del traje, el soldado llevará unos sensores que enviarán al ordenador del jefe del pelotón toda la información sobre su salud, fatiga o en su caso, su fallecimiento. En este caso, el sistema se apagaría inmediatamente para no dar información al enemigo. Una capa reducirá su firma térmica y un tejido especial protegerá al soldado de las cámaras térmicas.

Pero el elemento fundamental, además del nuevo casco, será el chaleco de protección integrado por placas rígidas, manguitos, coderas, rodilleras, protección pélvica y de cuello, y donde irán insertados todos los elementos de supervivencia y tecnológicos, además de la mochila, que perderá las asas para engancharse al propio chaleco, lo que permitirá más movilidad al soldado. El chaleco tendrá un sistema de suelta rápida pensado para que los soldados puedan quitárselo en pocos segundos en caso de necesidad si, por ejemplo, cayesen en un río y necesitasen aligerar el peso.

Otra novedad destacada es el sistema optrónico del arma, denominado Sistema de Eficacia de Fuego, que permitirá al combatiente detectar al enemigo por el calor de su cuerpo gracias a la cámara térmica, y el puntero láser le ayudará a designar objetivos sin necesidad de encarar directamente al enemigo, pudiendo apuntar gracias al visor colocado ante sus ojos. Contará además con una cámara diurna, intensificador de luz y brújula digital.

Para mantener activos todos estos sistemas, las baterías de litio-ion y litio primario constituirán la principal fuente de energía del COMFUT. Alimentarán en particular la cámara de visión nocturna, la radio y el visor del arma, garantizando la seguridad de los soldados en labores de identificación, localización, comunicación y disuasión.

Todo este equipamiento para lograr que el combatiente del futuro aumente su seguridad y confort, pudiendo operar de día o noche y en cualquier condición meteorológica.

fuente: Ejército de Tierra.

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…