Ir al contenido principal

¡ De la cola del paro al carro de combate !

Sirve para hacerse una idea general aunque solo sean datos de la Comunidad Valenciana y, algunos, unos meses atrasados.

El 87% de los valencianos que intenta entrar en el Ejército se queda fuera al haberse desbordado la demanda por la crisis económica. En lo que va de año se han presentado 6.945 jóvenes en Valencia a las pruebas de acceso y sólo han conseguido su objetivo 932. La situación ha provocado que cada vez se seleccionen a más soldados con formación universitaria que ven en el Ejército "la última oportunidad" de lograr por la vía rápida un puesto de trabajo estable. El sueldo básico en Valencia es de 1.159 euros.

El Ministerio de Defensa ha realizado nueve convocatorias durante 2009 y en los próximos días ofertará otras 1.250 plazas en toda España. En la última selección se presentaron 473 valencianos y sólo 10 consiguieron entrar, lo que supone un dos por ciento de los aspirantes. El interés ha crecido de forma paralela al nivel de desempleo. La media de edad de entrada es de 24 años. El mes de junio fue el que más demanda tuvo con 1.319 personas presentadas de las que sólo 141 obtuvieron plazas. En el conjunto del Estado se han presentado hasta el momento 109.151 personas para 15.158 plazas.

Una militar valenciana explicó que en los últimos tres años ha cambiado el perfil de los aspirantes. "Hasta hace tres años se presentaban sobre todo sudamericanos y personas que sólo tenían el graduado escolar. Defensa tenía problemas para cubrir las plazas. Ahora están entrado como soldados algunos licenciados en Derecho de 25 años que no ven otra salida. Para entrar en la escala básica hay una auténtica avalancha. El requisito mínimo es tener el graduado escolar, pero una licenciatura universitaria da muchos más puntos", afirmó. La militar profesional reconoció que los aspirantes buscan "la seguridad que da el ser funcionario del Estado" y se mostró convencida de que cuando la situación mejore muchos buscarán un trabajo civil porque "no vienen por vocación".

Fuentes del Ministerio de Defensa precisaron que en Valencia 3.926 jóvenes de los 6.945 presentados este año consiguieron pasar las pruebas médicas, psicológicas, académicas y físicas. Los 3.926 aspirantes lograron una nota para competir por las plazas ofertadas, pero sólo 923 la obtuvieron finalmente. La cifra supone que nueve de cada diez aspirantes se quedan fuera y tendrán que esperar a otras convocatorias para poder entrar a filas.

Fuentes de un regimiento de élite con base en Valencia añadieron que cada vez "se ofertan menos plazas porque muy pocos abandonan las unidades" ante la actual falta de perspectiva.

Los soldados reciben durante los dos primeros meses de formación 359 euros. Después pasan a cobrar un mínimo de 14.517 euros anuales. Los interesados firman un contrato de 24 meses. Los profesionales que participan en misiones internacionales en zonas conflictivas como Líbano o Afganistán perciben tres mil euros al mes en cada salida.

fuente: levante-emv.com

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…