jueves, 19 de noviembre de 2009

La Armada intentó capturar a los piratas...

La Armada española puso en marcha una operación para intentar capturar a los piratas que secuestraron durante 47 días el pesquero "Alakrana" una vez que abandonaron el buque y llegaron a disparar contra ellos, pero la corta distancia a la costa impidió que los capturaran, según confirmó el miércoles el Ministerio de Defensa.

Al día siguiente de que el atunero vasco quedara en libertad, la ministra de Defensa, Carme Chacón, y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), José Julio Fernández, celebraron una rueda de prensa para explicar el operativo militar español durante el secuestro, en el que participaron 567 miembros de las Fuerzas Armadas.

"Para las Fuerzas Armadas, la liberación del 'Alakrana' y la detención de sus captores ha sido, durante los 47 días que ha durado este secuestro, su prioridad. Sólo ha habido una prioridad mayor: no poner en riesgo la vida de un solo tripulante", aseguró el JEMAD, que agregó que por ello se desechó un asalto del buque o su detención por otros medios.

José Julio Fernández contó que una vez que el capitán del atunero vasco informó a las 14 horas del 17 de noviembre de que el último pirata había abandonado el barco, se puso en marcha una operación en la que se envió un helicóptero para proteger al pesquero y evitar un intento de recaptura, y otro helicóptero y embarcaciones neumáticas para perseguir a los dos esquifes que se dirigían a la costa a toda velocidad.

"A fin de detener a estos esquifes para capturar a sus ocupantes, el helicóptero, debidamente autorizado, primero abre fuego por la proa, y al no detenerse, posteriormente se dirige el fuego hacia la zona del motor intentando inutilizarlo", narró el JEMAD.

"Debido a la corta distancia de la playa, los esquifes alcanzan la playa antes de poder ser detenidos, desembarcando sus ocupantes y confundiéndose con un grupo de personas que ahí se encontraban. Dado que no es posible identificar a los piratas entre el resto de la gente, y ante la amenaza que suponía para el helicóptero, este rompe el contacto y regresa", agregó.

Los esquifes se encontraban a 1,7 millas de la costa, contó. "En dos minutos estaba ahí el dispositivo, pero dos minutos es poco tiempo (...) no hubo tiempo suficiente". Además señaló que en la operación no hubo muertos ni heridos.

Uno de los 36 marineros del pesquero - de los que 16 son españoles - ha sido trasladado a la fragata Canarias al encontrarse enfermo, pero en el buque se le hizo una revisión médica y se descartó que pudiera tener una angina de pecho y se encuentra estable, según el JEMAD.

INTERVENCIÓN EN TIERRA

José Julio Fernández hizo un relato del seguimiento que hicieron las fragatas Canarias y Méndez Núñez, con la cooperación de los demás efectivos de la "operación Atalanta", pero no llegó a aclarar si finalmente tres tripulantes del pesquero bajaron a tierra, como aseguraron los piratas, en un intento de forzar el regreso de sus dos compañeros capturados al día siguiente de secuestro, que permanecen detenidos en España.

"Los servicios de inteligencia nos trasladaron dos datos: que en un primer momento se bajaron a tierra a tres tripulantes, y luego supimos por el ministro somalí que estaban a bordo de nuevo", intervino Chacón.

José Julio Fernández aseguró que a partir de ahora, el cometido prioritario de las Fuerzas Armadas será capturar a los secuestradores.

Respecto a los dos somalíes que se encuentran en prisión provisional en España, tanto la ministra como el JEMAD insistieron en que su detención se produjo en estricto cumplimiento del mandato de la "operación Atalanta".

Su captura se produjo después de apreciar un esquife que se separó del "Alakrana" con dos tripulantes, y al considerar que eran "presuntos partícipes en un delito de flagrante piratería", dijo el JEMAD.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo también el miércoles que las autoridades españolas van a trabajar "para que no ocurra (otro secuestro) en el próximo futuro con iniciativas diplomáticas".

Chacón indicó que durante el próximo semestre de presidencia española de la Unión Europea, que comienza el 1 de enero, se va a proponer una conferencia internacional sobre Somalia para apoyar el proceso de paz y formar a la guardia costera somalí.

"Somos conscientes de que (la piratería) no se puede abordar solo en el mar", dijo. "(Hay que) dar alternativas a quien es hoy viven del negocio más rentable".

El martes la Unión Europea anunció que planea enviar unos 100 militares a Uganda el próximo año para entrenar a las fuerzas gubernamentales somalíes, con el objetivo final de entrenar a hasta 2.000 efectivos en una operación que España se ha ofrecido a dirigir.

fuente: swissinfo.ch

*a otra cosa mariposa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada