Ir al contenido principal

Saltar por la Patria y sin 'red'.

El salto de aquel 18 de diciembre de 2008 podría haber sido sólo uno de los más de dos mil que el soldado A. M., adscrito la Brigada Paracaidista con base en Javalí Nuevo, acumulaba a sus espaldas. Una corriente de aire, sin embargo, lo cambió todo. Este militar murciano, de 36 años de edad y media vida en el Ejército, sobrevolaba un paraje entre Cieza y Calasparra a 300 metros de altura cuando una térmica le cerró la campana del paracaídas.

«A cien metros del suelo el paracaídas se me volvió a abrir pero con tan mala suerte que me empujó contra un almendro», explica desde una residencia militar en el Prat de Llobregat (Barcelona), donde reside actualmente. «Me golpeé la cabeza a una velocidad de unos 70 u 80 kilómetros por hora». No ha vuelto a andar.


Este desafortunado accidente le provocó a este militar la luxación de dos vértebras y una grave lesión en la médula que le ha dejado parapléjico. Un riesgo que podría derivarse de su peligroso oficio. Sin embargo él y su familia denuncian que la asistencia sanitaria prestada tras el impacto no fue la adecuada. «En la base de Alcantarilla nunca hay médicos cuando se efectúa un salto y debería haberlos», explica con rabia. «Nosotros somos como los toreros. Hacemos un trabajo de riesgo».

Tras impactar contra el árbol, A.M. quedó consciente y tendido en el suelo de ese paraje, a medio camino de Cieza y Calasparra. «Me había golpeado el pulmón izquierdo y no podía respirar. Me estaba ahogando y no podía moverme». En el lugar sólo había, según su relato, varios compañeros y un ATS. «El que, se supone, debía asistirme no sabía ni quitarme el paracaídas. Tuve que explicárselo yo como pude».

La dificultad para acceder al paraje dónde se produjo el accidente precipitó los acontecimientos. Sus compañeros telefonearon al Centro de Coordinación de Emergencias y éste activó el dispositivo, pero lo abrupto del lugar dificultaba una rápida actuación y los nervios les llevaron a tomar una decisión. «Me subieron a una camilla de palos, sin ponerme ni un collarín, y me metieron en una especie de ambulancia», relata. «Tardamos media hora en llegar a Calasparra por un camino de tierra. Pasé las de Caín».

Según relata este militar, sus compañeros habían quedado con la ambulancia del 112 en un punto intermedio: el centro de salud de Calasparra. «Al verme el médico de la ambulancia enseguida les dijo que no me movieran. Entonces sí llamaron al helicóptero». Poco tiempo después, el sargento era trasladado en helicóptero desde el campo de fútbol municipal al hospital Virgen de la Arrixaca.

«La mayoría de los médicos del Ejército están en Afganistán, pero creo que deberían cubrir el servicio con médicos de la calle», explica A.M. Esa es la solución que se busca, según relata, en las exhibiciones públicas. «Cuando vamos a hacer un lanzamiento en un pueblo contratan una ambulancia con un médico», recalca. «Después, por no gastarse el dinero, mandan un ATS».

El caso de este militar ya está siendo instruido por un juzgado de lo Penal de Cartagena. Esta misma semana han prestado declaración algunas de las personas que le asistieron tras su accidente y que rellenaron el expediente de lo ocurrido. «Lo que quiero es que a ningún militar vuelva a ocurrirle lo mismo».

fuente: laverdad.es

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.