Ir al contenido principal

Defensa quiere destacar tropas en el oeste afgano para echar a los talibanes.

La estrategia del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para lograr ganar la guerra de Afganistán ha impreso una marcha más a la misión y a los propios aliados, no sólo en el envío de tropas adicionales que se sumen a los 30.000 soldados norteamericanos, sino también en la planificación de las decisiones de futuro sobre el terreno. La estrategia tiene un punto fundamental que es la expansión de la presencia internacioanl en todos los puntos de Afganistán. Con esto se busca estabilidad y control para permitir el trasvase a los afganos de la gobernabilidad de su propio país.

España ha decidido por fin contribuir en ambos planos a la estrategia Obama. La ministra de Defensa, Carme Chacón, ya anunció el envío de más de quinientos efectivos adicionales que se sumarán a los 220 previamente aprobados. Y ahora analiza las posibilidades de extender la presencia de las tropas en la provincia de Badghis, bajo responsabilidad española, no sólo con más patrullas sino con una «sucursal» de la base principal.

El valle más conflictivo

Con esta idea, las autoridades ministeriales y militares están estudiando las posibilidades que tiene el contingente de mantener posiciones fijas más allá del acuartelamiento de Qala-i-Now, donde en pocos meses habrá destacados más de 1.100 efectivos españoles. En coordinación con Estados Unidos, el plan sería recuperar el control de la provincia de Badghis y la conclusión de la carretera que une el oeste con el norte afgano donde el lunes fue atacado un convoy hispano-afgano. Para ello, uno de los puntos clave es asegurar el valle de Bala Murgab, al noreste de Qala-i-Now, el punto más conflictivo de la provincia y principal eslabón de la ruta del opio hacia Turkmenistán. En el valle ya existe una base, principalmente controlada por tropas italianas, aunque con participación de efectivos españoles y estadounidenses. La idea que se plantea Defensa es hacerse con el control de esa base mediante una o dos compañías del Ejército afgano apoyado por efectivos españoles que extienda la presencia aliada en el valle. Esto, reconocen fuentes militares, no será fácil, pues los talibán no dejarán el valle a las primeras de cambio dada la importancia estratégica que para ellos (y los señores de la guerra) tiene. Todo depende, añade, de la capacidad de presión que las compañías del Ejército afgano y los efectivos españoles puedan ejercer sobre los principales bastiones insurgentes en la zona.

A esta misión contribuirá Estados Unidos, que desplegará al sur del valle, aunque aún tiene que decidir en qué punto, unidades para combatir a los talibán. De este modo, los aliados tendrán tres puntos desde los que ejercer presión y controlar la parte más conflictiva de la provincia: Qala-i-Now, Bala Murgab y la posición estadounidense. Las tropas españolas ya han conseguido controlar otro de los puntos clave de la provincia, el paso de Sabzak, donde en septiembre el contingente sufrió dos graves ataques. El paso, al igual que la ruta Lithium, donde el lunes y el pasado 16 de diciembre volvieron a ser hostigados, son fundamentales para el tránsito de las tropas internacionaleEl envío del refuerzo se centrará principalmente en elementos de maniobra y dos equipos de instrucción para el Ejército afgano. El Equipo de Reconstrucción Provincial mantendrá su entidad actual, en torno a 250 efectivos y el resto se dividirá en tres compañías de maniobra y apoyos logísticos, además de unos cien instructores. Los militares confían en que tenga el mismo efecto que el batallón electoral, que mejoró la situación en la zona ostensiblemente hasta su vuelta a España en noviembre.

Plan de futuro

- España incrementará las tropas en la provincia de Badghis hasta más de 1.100 efectivos. La gran mayoría serán unidades de maniobra y dos equipos de instrucción del Ejército afgano.

- La posible presencia en Bala Murgab de una o dos compañías afganas y efectivos españoles y más al sur de unidades estadounidenses pretende cerrar el paso a los talibán y recuperar el control de un área completamente en manos de la insurgencia.- Las tropas españolas ya han controlado el paso de Sabzak, punto clave en la provincia, y luchan por expulsar a los talibán de la ruta Lithium.

fuente: La Razón.

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…