Ir al contenido principal

La Navidad en la Isla de Alborán.

Las navidades en la Isla de Alborán no se viven de un modo diferente a cualquier otro día en la Isla. Se hacen las tareas rutinarias de mantenimientos y limpiezas que ocupan a sus once miembros la mañana entera y algunas tardes. Y además se deja tiempo para algo de deporte si el viento lo permite, alguna partida de ping-pong en el antiguo módulo de alojamiento, etc.

Dónde sí se nota la Navidad es en el menú, ya que se preparan unos entrantes con langostinos, jamón ibérico, queso y otros embutidos. En nochebuena comieron de plato principal solomillo en salsa a la pimienta y en Navidad bacalao al horno. No faltaron los dulces navideños y el brindis con Cava.

Los demás días, el Suboficial del Destacamento, Manuel Infante, que dicen es como la típica abuela que siempre te ve delgado, les brinda unos menús donde no ha faltado la paella de los sábados, la barbacoa de los domingos, huevos fritos con patatas, merluzas, berzas gaditanas, mucha fruta y mucha ensalada, todo con pan diario. Si sobra algo, hacen croquetas.

Las emociones durante estos días se viven más o menos como en una familia según nos cuenta el jefe del destacamento, TN López, “cada uno de nosotros hemos ‘adoptado’ una familia durante veinte días , a veces te enfadas y otras te diviertes pero, en general, juntamos fuerzas para avanzar en la convivencia”.

La particularidad, vivir veinte días sin coche, ruidos, atascos, dinero, aglomeraciones, etc., tan solo el cambiante tiempo del Mar de Alborán y una recién estrenada familia numerosa de diez personas con la que se comparten, como en todas, los buenos y malos momentos.

Los relevos se efectúan cada 20 días. El último ha sido el pasado día 30 en el que el TN López Navarro relevó con el TN Cervera Carcaño.

Reportage sobre Alborán (2007).



fuente: Armada española.

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…