Ir al contenido principal

Los Ejércitos alcanzan la marca histórica de aspirantes a soldado: cinco por plaza.

Las Fuerzas Armadas han cumplido por primera vez desde el fin del Servicio Militar Obligatorio sus planes de recluta de soldados y marineros y han cubierto la plantilla prevista, los 86.000 jóvenes en filas. Las mejoras salariales, de formación y promoción aplicadas desde la pasada legislatura empezaron a enmendar en 2007 el problema de personal que arrastran las FAS desde su plena profesionalización. Pero fue la crisis económica y el paro, disparado a partir de 2008, lo que acabó de convertir a los Ejércitos en una salida laboral atractiva.

En 2009, casi 60.000 españoles se presentaron para cubrir las 13.233 plazas ofrecidas por el Ministerio de Defensa que, también por primera vez, tuvo margen de elección: una media de 5 aspirantes por vacante y la mayoría con estudios de secundaria y Bachillerato.

Un joven que firma un compromiso por dos o tres años con las Fuerzas Armadas tiene un salario bruto anual mínimo de 14.517 euros, más una prima de incorporación de 598 euros. Es otra salida laboral de «mileurista», que requiere más sacrificio y cierta vocación, pero que cuenta con la posibilidad de facilitar una carrera profesional posterior según la formación previa y la capacitación profesional que se puede adquirir en las FAS, especialmente en los Ejércitos y destinos que requieren más especialistas.

El gran salto

Las cifras oficiales de Defensa, a las que ha tenido acceso ABC, confirman el logro del ministerio que redundará en la eficacia de los tres Ejércitos. De los 78.124 soldados y marineros que había en filas al arrancar 2009, se pasa a los 86.112 ese mes de enero. Se han incorporado 13.232 jóvenes y han causado baja otros 5.245, en parte con destino a la Guardia Civil, la Policía y la escala de suboficiales. Hasta hace poco era ese balance entre altas y bajas, casi equilibrado, el que impedía cumplir los objetivos de personal al final de cada ejercicio, pues a los problemas de captación se sumaba la salida constante de soldados al terminar su primer periodo de compromiso.

Por contra, a 1 de enero de este año, el saldo entre altas y bajas fue más que positivo, con 8.000 soldados y marineros más en números redondos, lo que permitió alcanzar e incluso superar con 86.112 «efectivos» de tropa y marinería el objetivo previsto de tener una plantilla de unos 86.000 hombres y mujeres entre los tres Ejércitos.

Llegan los licenciados

El salto hacia adelante no sólo es cuantitativo. Más reclutas y mejor preparados. Si hasta hace cuatro años era casi equivalente el número de peticiones para entrar en filas al de las plazas ofrecidas y algunas -las más cualificadas, en especial las de la Armada- quedaban sin cubrir por falta de estudios y títulos de los aspirantes, durante el ejercicio que acaba de terminar casi la mitad de los reclutas tiene terminado el Bachillerato y un tercio la Enseñanza Secundaria Obligatoria.

Los nuevos soldados y marineros con estudios primarios han pasado de suponer un 32 por ciento en 2008, a un exiguo 14 por ciento desde el primer trimestre de 2009. Y empiezan a aparecer los titulados universitarios entre los españoles que solicitan entrar en el estamento básico de los Ejércitos.
Retrato social

Es un cambio sociológico que lleva a las Fuerzas Armadas a incorporar a sus filas el retrato de la actual juventud española por tramos de formación académica, algo que se había perdido con el fin del Servicio Militar Obligatorio.

Otro cambio en las Fuerzas Armadas consiste en la creciente presencia de mujeres en filas, el 16,6 por ciento. De los 86.112 soldados y marineros, 71.655 son hombres y 14.456 mujeres.

Es la Armada y el Ejército del Aire, con mayores exigencias de estudios para entrar y destinos más cualificados, donde se incorporan más féminas: el 17,8 por ciento en el primer caso y el 20,3 en el segundo. En el Ejército de Tierra, donde predominan los destinos de soldado raso y las unidades de combate de Infantería, se quedan por debajo del 16 por ciento.

El número de ciudadanos extranjeros en filas se fija en 5.771, el 6,7 por ciento del personal total de tropa y marinería. Entre ellos hay 969 mujeres, una proporción muy similar a la que ofrecen los datos correspondientes a los jóvenes españoles.

fuente: ABC

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…