martes, 12 de enero de 2010

RELEVO AL FRENTE DE LA ACADEMIA GENERAL MILITAR.

El nuevo director de la Academia General Militar (AGM) de Zaragoza, el general Francisco José Gan Pampols, que ayer tomó posesión de su cargo, conoce Afganistán de primera mano, pues no en vano dirigió en el 2007 el equipo de reconstrucción instalado en la base de Qala-i-Naw. Por eso ayer, al término del acto oficial en el que asumió su nuevo cometido profesional, hizo unas declaraciones relativas a la situación del país asiático, donde un soldado ecuatoriano destinado en Huesca perdió la vida la pasada semana.

"El problema de Afganistán deben resolverlo los propios afganos", aseguró Gan Pampols a los medios de comunicación. "Y las potencias occidentales", agregó, "tienen que ayudar para que el país cuente con un poder ejecutivo, legislativo y judicial que le permita salir adelante con una democracia consolidada".

En este sentido, el general director de la AGM se mostró de la misma opinión que el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez, que recientemente se pronunció a favor de que la presencia de España en la zona en conflicto debía prolongarse lo menos posible.

Sin embargo, fue la incorporación de la enseñanza militar al plan Bolonia y no el laberinto afgano lo que centró el discurso oficial de Gan Pampols, en el que estuvieron presentes el jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina, Francisco Puentes Zamora, y su antecesor en el cargo, el general Álvarez Giménez.

CONFIANZA

El nuevo responsable sabe que será él encargado de completar la adaptación de la formación castrense al ámbito universitario, que debe producirse el próximo mes de junio, y por eso advirtió al cuadro de profesores del centro de que deberá "afrontar los sacrificios que el cambio conlleva".

"Esta academia está a punto de vivir una transformación que adaptará su actual dinámica a un nuevo y ambicioso enfoque intelectual", anunció Gan Pampols, quien subrayó no obstante que, "en todo caso, la Academia General continuará produciendo los mejores oficiales que España puede requerir".

Según lo previsto en Bolonia, la AGM pasará a constituirse en Centro Universitario de la Defensa, pero el cambio no será meramente nominal, pues los estudios castrenses típicos se combinarán con otros de carácter civil para formar ingenieros industriales de organización de sistemas.

De ahí que Gan Pampols pidiera a los cuadros y cadetes formados en el patio de armas de la Academia "una actitud positiva y una mentalidad constructiva", ya que "la resistencia al cambio, de producirse, solo agrava las consecuencias del fracaso".

fuente: El periódico de Aragón.

*a otra cosa mariposa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada