Ir al contenido principal

Acto oficial de despediada de la ASPFOR XXV (la legión a Afganistán).

"Los seis meses de preparación son nuestro mejor blindaje". Así de seguro se mostraba el teniente general jefe de la Fuerza Terrestre, Virgilio Sañudo, que presidió el acto de despedida del contingente español Asfor XXV, que relevará el próximo mes de marzo a los efectivos del Ejército español actualmente desplegados en Afganistán. El acto, que tuvo lugar en el acuartelamiento General Gaberias de Ronda, contó con una tímida lluvia como invitada, aunque no impidió que las gradas del patio de armas donde se celebró la parada militar estuviese llena de familiares y amigos que quisieron acompañar a los legionarios en un momento tan entrañable.

Precisamente, las familias de los militares fueron merecedoras de muchas de las palabras que dirigieron a los presentes el propio Sañudo y el coronel, Martín Bernardi, que estará al frente de esta unidad en Afganistán. Ambos coincidieron en resaltar el "gran apoyo" que supone poder contar con ellos y saber que entienden el trabajo que van a realizar en esta misión, que ha sido calificada como "la más difícil" de cuantas se ha enfrentado el Ejército español lejos de su territorio.

También hubo un emotivo recuerdo para Rodrigo Meneses, que ha sido el último soldado español que ha perdido la vida en el conflicto afgano. "Nos debe servir como ejemplo para la motivación", dijo el teniente general Sañudo. De igual modo, les instó a que tomen todas las medidas de seguridad necesarias y eviten los "excesos de confianza", al tiempo que recordaba la buena preparación que tiene toda la unidad para cumplir con la misión que se les ha encomendado.

Estos soldados ya contarán con los nuevos vehículos blindados RG-31 y Lince, que son una de las grandes esperanzas para dar una mayor protección a las tropas y evitar muertes como las últimas ocurridas por ataques con bombas caseras de los talibanes. En los últimos meses, diversos integrantes del contingente han realizado un intenso curso para adquirir el adiestramiento necesario en el uso de estos nuevos vehículos, que sustituirán a los viejos BMR.

Ayer, las miradas de muchos de los familiares se situaban en varias unidades de estos vehículos expuestas en el acuartelamiento rondeño. Son también su esperanza para que sus maridos, hijos y novios vuelvan con su misión cumplida y sin sufrir bajas. Incluso, muchos de ellos tuvieron la oportunidad de subirse a los vehículos y comprobar cómo son en su interior.

El nuevo contingente estará compuesto, al 90%, por efectivos del Tercio Alejandro Farnesio IV de la Legión con base en Ronda, y tendrán el apoyo de unidades de helicópteros de transporte de Colmenar Viejo (Madrid) y una unidad de apoyo logístico de Sevilla. La fuerza a desplegar contará con cerca de mil efectivos y se ubicará en la nueva base de Qala e Naw, situada en la provincia de Badghis, y en la conocida base avanzada de Herat.

En esta ocasión también formarán parte del contingente efectivos de origen extranjero, que componen un centenar de hombres y mujeres. El 59% de ellos son de origen colombiano, el 24% ecuatorianos y el resto tienen diversos orígenes hispanoamericanos.

Ahora los efectivos y las familias aprovecharán hasta el último minuto antes de la partida, prevista para el mes de marzo. "Es duro, pero sabemos que van a hacer su trabajo para garantizar nuestra seguridad", señalaba ayer uno de los familiares. En este aspecto también hicieron hincapié los mandos desplazados al cuartel rondeño, que encuadraron la misión en el objetivo común de mejorar la seguridad del pueblo afgano y "nuestra propia seguridad frente a los extremistas".

*** Sobre la uniformidad... yo ya no se que pensar después de ver que van con la vieja.

fuente: Málaga Hoy

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…