Ir al contenido principal

Defensa aprovecha el paro para 'reespañolizar' los Ejércitos.

El número de soldados extranjeros bajó en el último año por primera vez desde que en 2003 el Gobierno decidiera abrirles las puertas de las Fuerzas Armadas para paliar la escasez de vocaciones entre la población autóctona. Los expertos ven en ese recorte la determinación de Defensa de aprovechar la actual coyuntura económica adversa para ‘reespañolizar’ los Ejércitos.

El número de inmigrantes uniformados creció de forma constante en los últimos seis años, hasta marcar su número máximo (6.205, el 7,6% del total) el 1 de enero de 2009. Pero la crisis ha invertido esa tendencia: el 1 de febrero de 2010 había caído más de un punto, hasta los 5.802 efectivos (el 6,56% del total), pese a que los inmigrantes son uno de los colectivos más afectados por el paro. El porcentaje máximo autorizado por ley es del 9%.

Los expertos creen que ese brusco bajón, curiosamente cuando más complicado es encontrar un trabajo, no obedece al repentino desinterés de los extranjeros por la milicia. La masiva llegada de parados nacionales a los centros de selección, explican, ha hecho que Defensa redujera el porcentaje de plazas destinadas a inmigrantes. Los números lo confirman: en 2005 el Ministerio convocó 35.565 plazas de Tierra, Mar y Aire, 11.729 de ellas (el 32%) para extranjeros. En 2009 salieron en total 15.441 plazas a convocatoria, pero los inmigrantes solo pudieron optar a 800 (el 5,1%), y únicamente en unidades de choque (las más peligrosas y operativas) del Ejército de Tierra.

Cuando el paro hace estragos entre los jóvenes -según la última EPA afecta al 39,07% de los menores de 25 años-, las Fuerzas Armadas ofrecen todo cuanto buscan las personas que intentan abrirse camino en la vida: sueldo fijo, incorporación inmediata, viajes a países exóticos y posibilidades de promoción en una ‘empresa’ que nunca quiebra. Ese puede ser el motivo por el que los Ejércitos no paran de recibir aspirantes a soldado. Tantos que, por primera vez desde la abolición de la mili en 2001, Defensa ha superado el tope legal de efectivos de tropa y marinería, 86.000. Un empleo de soldado parece hoy un chollo, aunque tenga una pega: te pueden matar.


Pese a que el peligro de sufrir una desgracia es cada vez mayor, sobre todo en teatros de operaciones como Afganistán o el Líbano, los datos de reclutamiento hablan por sí solos. El ardor guerrero de los españoles no ha parado de crecer desde que estalló la crisis, al tiempo que en el sector privado las empresas despedían a sus trabajadores.


El 1 de enero de 2008, los Ejércitos de Tierra, Aire y la Armada contaban con 79.118 soldados y marineros. A principios de 2009, con el país ya en recesión, su número había crecido hasta 81.607. Desde entonces el incremento ha sido aún más espectacular.

fuente: Heraldo.es

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …