Ir al contenido principal

"Nos sorprendió poco antes del atentado que no hubiera nadie por las calles".

Vivos de milagro, pero con ganas de regresar al frente. Joshua Alcalá, de 21 años y natural de Tenerife, y Daniel Ospina, de 23 y colombiano, son dos de los seis soldados que resultaron heridos el pasado lunes en Afganistán. Viajaban en el mismo vehículo BMR que reventó por el explosivo que habían colocado los talibán y que causó la muerte al soldado John Felipe Romero Meneses, de 21 años. Son compañeros de pelotón desde hace dos meses, cuando partieron a la misión. Ahora están en camas paralelas en una habitación del Hospital Vall d'Hebrón, de Barcelona. También comparten el deseo de regresar a Afganistán, a pesar de los dientes rotos, la mandíbula afectada de Alcalá y la pierna fracturada de Ospina.

"La vida en Afganistán es como en la época de Jesús", explica Ospina, que lleva dos años y medio en el Ejército y cinco en España. La miseria es lo que más le ha llamado la atención. "No es como en Medellín [de donde es originario], donde algunos niños te piden monedas en los semáforos. Aquí te suplican por agua o comida, y la gente bebe de las charcas", explica. Por eso, en muchas ocasiones, los soldados guardaban las manzanas que les daban en las meriendas para regalárselas a los pequeños. "Se van a los puños por unas galletas", cuenta.

Pero la relación con los afganos está lejos de ser buena: "Así como les das comida arrojan piedras a los BMR. Es difícil saber en quién confiar". Pero, ya sea para solicitar ayuda o para escupir a los tanques, los afganos siempre aparecen al paso de los convoyes. Salvo el día del ataque. Ospina explica que el atentado se produjo nada más pasar un pueblo que, sorprendentemente, estaba vacío. "Una de las cosas que nos llamó la atención antes del ataque es que no había nadie en las calles" recuerda.

Es tiempo del informativo. Le suben el volumen a la pequeña televisión de su habitación de hospital. Son las imágenes del funeral de su compañero John Felipe Romero Meneses. "Siempre tenía una sonrisa en la cara", recuerda Ospina. Alcalá asiente. Ambos sueltan una carcajada por algo que se resisten a revelar. Reciben muchas visitas de compañeros españoles y latinos. A Alcalá sus compañeros le han traído un muñeco de soldado. Su familia aún no ha logrado llegar a verle desde Canarias por culpa del temporal.

Ante el peligro que significa el exterior de la base, y que conocen antes de salir, el resto de miembros de la compañía son el principal refugio. Y la familia. "Estamos en contacto todo el tiempo. Hay locutorios desde los que podemos llamar, por turnos de 15 minutos cada uno, con posibilidad de repetir. Y ordenadores con webcam que se apagan automáticamente a los 30 minutos".

Un compañero de los heridos que prefiere ocultar su nombre añade: "Cuando estás allí se juntan todos los sentimientos. A veces la tristeza es muy grande, pero el saber que estás pasando por esa experiencia lo supera todo", explica.

La lista para ir voluntario a Afganistán es larga, según Ospina. "Muchos querían ir, pero no pudieron". Las plazas son limitadas y para obtener una hace falta no tener antecedentes médicos graves. "Mi hijo se cuidaba hasta las uñas antes de irse para la misión. Si se enfermaba no lo dejarían ir", explicaba ayer en el Tanatorio de la Ronda de Dalt la madre de John Felipe.

Más allá de los dos sueldos que recibe un militar en la misión en el país asiático (el del Ejército y el de la OTAN), está la sed de aventura. "Me gusta ese mundo, tengo ardor guerrero. En Colombia mi mamá no me dejó ingresar al colegio militar", explica entre risas, mirando a su madre. Ospina asegura que no le interesa ser Mosso d'Esquadra o Guardia Urbano, llevar una vida algo más segura. "No es emocionante", zanja. Y esta vez mira a su novia, embarazada. Su hijo, que nacerá en mayo, se llamará Nicolás. "El amor que sentimos por lo que hacemos es algo que la gente de fuera no entiende", puntualiza Alcalá, que habla con dificultad a causa de sus dientes rotos.

Le interrumpe la enfermera. Vuelven las risas cuando el enfermero le dice que tiene que ponerse unos calzoncillos de plástico y una bata casi transparente para la intervención quirúrgica. "¿Qué me van a hacer?", pregunta Alcalá, rubio y alto, mientras se acuesta en la camilla. "Te van a poner las tetas", le responde Ospina, travieso. Ríen. Parecen niños

fuente: El país.com

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…