Ir al contenido principal

La misión española en Afganistán recibe críticas de aliados y soldados.

Críticas desde dentro y desde fuera. Eso es lo que llueve sobre la misión española en Afganistán. Las primeras, de los soldados, ya que muchos consideran que las normas bajo las que deben actuar en el terreno no les permiten defenderse adecuadamente. Las segundas, de los aliados, que critican que España ha asumido un papel que no se corresponde con la lucha contra los talibanes y demandan un mayor compromiso.

España está en Afganistán desde hace ocho años, pero fue en febrero cuando la ministra de Defensa, Carme Chacón, varió el discurso que mantenía el Ejecutivo de que la misión era estrictamente humanitaria, a uno en el que reconoce que se desarrolla «en un escenario de guerra». Aún antes de producirse este giro, militares españoles y la Asociación Gallega de Defensa del Soldado ya habían solicitado un cambio en las normas de enfrentamiento (ROE, en inglés), por considerarlas insuficientes para garantizar la seguridad. «Mediante estas normas se establece el uso legítimo, gradual y proporcionado de la fuerza para cada operación», explica el doctor en Derecho Miguel Alía.

Durante años, Gobierno y oposición se han enzarzado en una polémica por definir si la misión es de guerra o no. Mientras partidos como el PP, que aunque apoya la labor ha insistido en que el Gobierno no ha dicho la verdad sobre los riesgos, otros como IU piden la retirada de las tropas como se hizo en Irak por ser un escenario de guerra.

Adaptar las normas

Pese al cambio de discurso, las normas no han sufrido variación alguna, tal y como lamentan desde Defensa del Soldado, desde donde piden que se adapten «al evidente escenario de guerra en que se halla Afganistán». El discurso oficial es siempre el mismo y en la línea de que estos protocolos son establecidos por la ISAF para todos los países, tal y como recientemente sostuvo el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general José Julio Rodríguez Fernández, en el Congreso de los Diputados.

Se trata de algo que no comparten ni los militares españoles, que se quejan de indefensión, ni los de otros países con los que comparten el terreno, que los critican por «falta de compromiso». Un soldado estadounidense que conversó con La Voz asegura que a muchos militares de otros países de la ISAF, «les sorprende que España no combate». Para él, los españoles «son como una oenegé, hacen el trabajo bonito, pero no luchan contra el enemigo». Y aunque acepta que contabilizan bajas importantes, cree que puede deberse a que «siguen protocolos para misiones humanitarias, no para misiones de guerra, y eso para un soldado, de cualquier país, significa inseguridad».

Estas críticas se suman a otras como las italianas, que se publicaban hace poco en la prensa de ese país y que según algunas fuentes serían filtraciones de su Ministerio de Defensa: «La escasa participación de los españoles ha favorecido la iniciativa talibana y cuando se mueven caen a menudo en emboscadas de las cuales solo los equipos estadounidenses e italianos los pueden salvar». Y agregan que esto se debe «a las rigidísimas limitaciones impuestas por el Gobierno de Zapatero, que impiden a los españoles participar en acciones ofensivas». Esta es una de las razones por las que Italia quiere que España deje de liderar la base de Herat.

fuente: La Voz de Galicia.

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…