Ir al contenido principal

No hay dinero para modernizar el portaaviones Príncipe de Asturias: tendrán que esperar el sistema de combate, la seguridad interior y el radar.

El almirante jefe del Arsenal de la Carraca, el vicealmirante José Ángel Pita Rodrigo, aseguró hace unos días que la Armada Española no contemplaba “por el momento” someter al portaaviones Príncipe de Asturias al proceso de modernización al que se ha sometido a las fragatas Santa María (F-81), Reina Sofía (F-84), Victoria (F-82) y Numancia (F-83) por “falta de presupuesto”.

Pero según ha sabido El Confidencial Digital en fuentes militares ese “por el momento” significa descartar a medio o incluso largo plazo la modernización del portaaviones. Según El Plan de Modernización del Grupo de Proyección de la Flota (GRUFLOT) de la Armada los trabajos de reforma iban a permitir que las capacidades del buque siguieran siendo las mejores durante otra quincena de años.

Fuentes de Navantia consultadas por este confidencial cuantifican las reformas hechas en el buque entorno a un 20%. “El Príncipe de Asturias se sometió en 2004 al inicio del proceso de modernización, en ese caso fueron obras en el sollado de marinería de la cubierta 1ª”. Y “durante los dos años siguientes, en 2005-2006 se modernizó el área de suboficiales de la cubierta 1ª”.

Durante casi dos meses se acometieron tareas como la toma de medidas del espesor del casco o la pintura integral del mismo. También se inspeccionaron el timón o las aletas estabilizadoras. Posteriormente, trasladado a la base de Rota, tuvieron lugar reparaciones relacionadas con las plantas de tratamiento de residuos sólidos y líquidos, y con el recorrido de los calentadores de vapor del agua caliente sanitaria. Se instalaron también varias plantas de osmosis inversa.

En una segunda fase, que estaba perfilada para llevarla a cabo tan pronto como el Buque de Proyección Estratégica (BPE) Juan Carlos I entrara en servicio, se iban a asumir importantes trabajos durante un año y medio de obras. Estas reformas implicaban una fuerte inversión económica, que no se llevará a cabo.

Respecto al BPE Juan Carlos I, este confidencial ha sabido que a finales de este mes de mayo y principios de junio se realizarán las últimas pruebas de mar en aguas gallegas. Y será entregado unos días después de lo previsto –véalo aquí- , a finales del mes que viene.

Para cuando el BPE estuviera ‘operativo’ el portaaviones Príncipe de Asturias debía afrontar más modificaciones. Había que comprobar varios aspectos relacionados con la estabilidad y estructura:

-- Se iba a reemplazar el radar de navegación e introducir un sistema de presentación de cartografía electrónica WECDIS

-- Había que mejorar la planta eléctrica, actualizar el sistema de seguridad interior y el de defensa NBQ (nuclear, biológica y química)

-- Y se iba a modernizar el sistema de combate

Las mejoras en este último están relacionadas, entre otras, con la introducción del SCOMBA (Sistema de Combate de los Buques de la Armada), el reemplazo de diversos radares, el montaje de un sistema electro-óptico, la adopción de un nuevo conjunto de Guerra Electrónica, la mejora de la defensa antimisil y la actualización de los equipos de navegación.

Parte de la modernización que ha habido en el portaaeronaves se ha hecho a través del programa CAVIMAR (calidad de vida en el mar). Vea aquí algunas imágenes del interior del buque reformado:


fuente: ECD

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…