Ir al contenido principal

Presentados los equipos 'combatiente del futuro' (COMFUT).

El soldado español del futuro sustituirá el equipamiento tradicional del Ejército por un sistema tecnológico completo, que le permitirá disparar a través de un visor en el casco, detectar al enemigo por el calor corporal y estar en comunicación inalámbrica con sus compañeros, entre otras novedades. Un nuevo militar que ha sido bautizado por el Ministerio de Defensa como Combatiente del Futuro y que puede estar desplegado en zona de operaciones a partir de junio de 2011, según los plazos que ha dado la ministra Carme Chacón.

foto: mde.es

El programa Combatiente del Futuro comenzó a desarrollarse en 2006, bajo la dirección del Mando de Adiestramiento y Doctrina (Madoc) del Ejército de Tierra -cuya sede en Granada ha visitado Chacón-, y con la participación de un grupo de empresas españolas, entre ellas EADS, el principal contratista.

Después de tres años de diseño y desarrollo, el Ministerio está a punto de pasar a la fase de producción -se calcula que comience a finales de este año- y, "si se cumplen los plazos previstos, los nuevos equipos podrán estar en zona de operaciones a partir de junio de 2011", según ha señalado Chacón.

La ministra ha podido comprobar en una demostración todos los nuevos sistemas que irán integrados en el equipo de los soldados. Las novedades son muchas y obligarán al combatiente a desarrollar un nuevo concepto de actuación en operaciones.

foto: mde.es

Por ejemplo, los soldados de un pelotón estarán comunicados mediante un sistema de comunicaciones inalámbrico, con el que podrán comunicarse entre sí, por voz o por SMS, y acceder a mapas, fotos satélite, GPS y brújula digital.

Los datos los visualizarán en el visor del nuevo casco de combate, a través del que controlarán todo el entorno que les rodea: la situación que ocupan, la orografía del terreno, la posición de sus compañeros y sus enemigos, edificios, carros de combate, helicópteros...

En el arma llevarán una cámara, que también enviará la imagen al visor del casco, lo que permitirá al soldado disparar sin exponerse al enemigo; por ejemplo, oculto tras una pared sacando únicamente su fusil de asalto. Además, el sistema detecta al enemigo por el calor del cuerpo.

foto: mde.es

Las novedades en el uniforme incluyen la capacidad para adaptarse a las situaciones climatológicas. Así, será fresco en situaciones de altas temperaturas, pero conservará el calor cuando haya que estar un largo periodo en un entorno frío.

Bajo el traje se sitúan unos sensores que envían al jefe del pelotón información sobre la salud del soldado. Los sensores están diseñados para que, en caso de fallecimiento, todo el sistema se apague inmediatamente, para que el enemigo no pueda disponer de información.

Pieza esencial en el combatiente del futuro es el chaleco antibalas, en el que va integrado todo el sistema tecnológico, incluida la mochila, que pierde las asas para engancharse directamente al chaleco. Ello facilita la movilidad del soldado, que podrá quitarse todo el equipo en segundos en caso de que necesite aligerar peso de forma urgente, como ocurre en una caída a un río.

foto: mde.es

De hecho, el equipo que ha diseñado y desarrollado el programa ha intentado reducir el peso del equipo respecto al actual. La ministra ha señalado que se ha logrado, dejándolo en unos 30 kilos, seis menos que ahora.

Chacón ha destacado que con todo el sistema España se situará al mismo nivel que los ejércitos más avanzados, que están desarrollando programas similares.

Video: http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100525/defensa-presentado-hoy-granada-prototipos-llaman-combatiente-del-futuro/781731.shtml

fuente: El mundo.es

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

  1. Hola amigo. te informo que te incluido en el nuevo espacio, ya que el otro lo tuve que dejar por imposible.

    un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…