Ir al contenido principal

El Gobierno autoriza la fase de producción del misil Meteor por importe de 100 millones de euros.

11/06/2010 (Infodefensa.com) Madrid - El Gobierno español ha aprobado la autorización para iniciar la fase de producción de los misiles Meteor para el Ejército del Aire por un importe de 100 millones de euros, financiación que se distribuirá en seis anualidades. En el programa europeo participan seis empresas españolas.

Según la reseña del Consejo de Ministros, "la entrada de España en la fase de producción permitirá que le sean asignados paquetes de trabajo que implican la transferencia de tecnología de subsistemas que están siendo desarrollados en otros países, fundamentalmente Reino Unido y Alemania".

De esta manera, agrega, "se compensarán un pequeño déficit producido en cuanto a asignación de trabajos en la fase de desarrollo, además de posicionar muy favorablemente a la industria española de cara a posibles exportaciones".

De acuerdo con las condiciones que figuran en el Memorándum y en el contrato industrial, España obtendrá en total un 10 por 100 de retorno industrial, valor igual a su participación en el Programa, informo el Ministerio de Defensa.

La participación industrial española en el diseño y fabricación del Meteor, un misil aire-aire, se ha llevado a cabo a través de las empresas Navantia, Indra, Inmize, INTA, General Dynamics-Santa Bárbara Sistemas y Sener.

El objeto del Programa Meteor es el desarrollo y posterior producción de misiles aire-aire de largo alcance (más de cien kilómetros) para equipar al EF-2000 y otros cazas como Dassault Rafale y Saab 39 Gripen, al que de se dota de capacidad de combate aéreo más allá del alcance visual.

El Consejo de Ministros, en su reunión del día 14 de diciembre de 2001, autorizó al Ministro de Defensa a suscribir el memorándum del Programa Meteor, junto con los representantes de Francia, Alemania, Italia, Suecia y Reino Unido de Gran Bretaña, países participantes en el programa.

En diciembre del año pasado, el Gobierno autorizó, asimismo, a Defensa a adquirir compromisos de gasto futuro para financiar la producción del misil por valor de 100 millones de euros, incluidos 2,4 millones para la fabricación del primer lote.

En ese momento, se estableció que las necesidades del Ejército del Aire español para este misil son 100 unidades con su material auxiliar, que deben ser suministrados en el período 2013 a 2016.

Para ello se requiere una financiación de 100 millones de euros, incluyendo el importe de la inversión para la producción del primer lote, por un importe de 2.460.153 euros que deben abonarse en el ejercicio de 2010.

Participación española

En el caso español, GDSBS se adjudicó en 2004 tres contratos para el diseño, desarrollo y producción de distintos componentes del misil -estructura, carga de guerra, sistema de destrucción de los equipos de telemetría (TBUS) y carga del TBUS- por un valor conjunto de cuatro millones de euros.

Navantia se encarga de desarrollar los contenedores del misil (uno específico para Francia y otro para el resto): Indra, desarrolla las superficies de control, estructura delantera, misil de entrenamiento y cableados e INMIZE, participa en parte de la ingeniería de numerosos sistemas.

El INTA es responsable de las pruebas estructurales del misil. Según SENER, esta empresa es responsable del diseño y producción de una parte importante como es el sistema de actuación y control.

Necesidades de producción

La producción prevista es de unas 8.000 unidades, de las cuales más de 230 serían adquiridas por el Ejército del Aire español. El programa inicial contemplaba la adquisición de 50 unidades a partir de 2010 para los Eurofighter españoles.

En marzo de 2008, MBDA logró completar con éxito el desarrollo del nuevo misil con la realización de un disparo real para comprobar las características del misil y de sus componentes, lo que acercó la decisión de entrar en la fase de fabricación.

fuente: Infodefensa

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…