martes, 8 de junio de 2010

«Es necesario un aumento de tropas en Afganistán».

El británico Mark Sedwill ha servido a su país en algunos de los lugares más conflictivos de Oriente Próximo. Desde el pasado enero es el Representante Civil de la OTAN en Afganistán. Sedwill tiene muy claras cuáles son las claves si la comunidad internacional quiere ganarle el pulso a los talibanes en el país donde se gestó el 11-S.

-¿Cómo valora el trabajo de las tropas españolas en Afganistán?
-Estuve la semana pasada en Badghis con el general McChrystal y tuvimos varias reuniones con los oficiales españoles. Vimos a las tropas sobre el terreno. El general y yo quedamos muy impresionados por el resultado, tanto desde la perspectiva militar como por el compañerismo creado entre las fuerzas españolas y las afganas. En cuanto al número de tropas en general, sería necesario un incremento del número de tropas en Afganistán.

-Dos soldados españoles fueron heridos el domingo en Badghis, al noroeste de Afganistán. ¿Qué regiones del país son las más inseguras hoy día?
-Cada región del país es diferente. En el sur tenemos a los talibanes, el este es el bastión de los señores de la guerra. En cuanto a Badghis, la insurgencia es muy local. Se dan sobre todo disputas étnicas entre los tayikos y los pastunes, pero también hay criminalidad, secuestros, etc.

-El presidente Obama ha diseñado un plan para retirar a las tropas de Afganistán en 2011. ¿Es un calendario realista?
-Para la retirada en 2011 es capital que las fuerzas afganas tengan capacidad de sustituir a las fuerzas internacionales. Una estrategia clave es lograr que los afganos estén capacitados para asumir la responsabilidad sobre la seguridad del país. Uno de los objetivos de la reunión celebrada en Madrid.

-La confianza de los civiles afganos hacia las fuerzas de seguridad extranjeras es muy frágil. ¿Cómo recuperarla?
-No creo que esté rota. Si miras las encuestas de opinión en Afganistán hay un gran incremento de la confianza en las fuerzas internacionales y en sus propias fuerzas. Nuestro desafío siempre ha sido trabajar de cara a los civiles afganos, pero al final la clave no es tanto que ellos confíen en nosotros como que confíen en su Estado.

-La guerra de Afganistán es ya más larga que la de Vietnam. ¿Qué parecidos y que diferencias encuentra entre ambas?
-Bueno, yo no soy historiador. Una de las diferencias es la visión de la comunidad internacional. Además, en Afganistán ahora tenemos una estrategia de guerra, las tropas y el esfuerzo de los civiles para ser capaces de tener éxito.

-¿150.000 soldados no son suficientes?
-No olvidemos que esas son las fuerzas internacionales, pero tienen que venir en los próximos meses más soldados, unos 40.000. De todos modos, la clave está en las fuerzas de seguridad afganas. Esperamos que el Ejército Nacional Afgano llegue a finales de 2011 a los 300.000 miembros. Si unimos estas dos fuerzas, estamos hablando de cerca de medio millón de soldados.

-¿El diálogo con los talibanes es una solución real o es la única que encuentran?
-Es una parte importante en la pacificación de Afganistán, como se vio en la jirga de paz. ¿Cuántos de esos talibanes volverán? ¡Quién lo sabe! Pero lo importante es lo que ocurrió la semana pasada, que todas las comunidades afganas se reúnan.

-¿Dónde está Bin Laden?
-Si lo supiéramos le habríamos cogido. Se sospecha que está en algún punto de la frontera entre Afganistán y Pakistán, pero nadie lo sabe.


fuente: ABC

*a otra cosa mariposa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada