Ir al contenido principal

Soldados austríacos toman el relevo de los infantes españoles en Bosnia.

A pesar de no contar con una fuente española oficial podemos afirmar que soldados austríacos han ocupado el lugar de parte del contingente de Infantería de Marina desplegado en Bosnia en el marco de la operación Althea aprovechando el relevo de tropas que se produce cada 4 meses.

El general austríaco Bernhard Bair, comandante de la misión, impuso el pasado día 18 las medallas de EUFOR al contingente español.

foto: EUFOR

*Las informaciones son confusas... en la nota de EUFOR se afirma lo que he explicado aquí, pero no se precisa si el relevo es parcial o total. En ABC hablan de retirada total del contingente español. Pero en la red también hay quien
afirma que se trata solo de la retirada de una compañía.

foto: EUFOR

NOTA de EUFOR:

On 18th June, COM EUFOR Maj General Bernhard Bair, in a ceremony to mark the withdrawal of the Spanish contingent, presented OPERATION ALTHEA medals to soldiers of the whose contribution to the EUFOR Bosnia and Herzegovina mission is complete. Said COM EUFOR “All of you have served the mission very well and you can be proud of your efforts for this wonderful country. I am proud to have been your commander and wish you a safe return to Spain.” In this routine roulement of EUFOR troops, the Spanish contingent has been replaced with soldiers from Austria.


ABC:

Adiós a dieciocho años de presencia de los militares españoles en Bosnia Herzegovina. El pasado día 18 de junio tuvo lugar en Sarajevo el acto de despedida del último contingente español desplegado en esta zona de Europa: una Compañía de Infantería de Marina del Tercio de la Armada perteneciente al Batallón Multinacional. España ponía así fin a una misión internacional, que se remonta a finales de 1992, cuando el Gobierno socialista decidió participar en la operación de Naciones Unidas (Unprofor), bajo el liderazgo de la OTAN. Se trataba de intentar frenar la guerra de los Balcanes.

Esta misión se transformó más tarde en la denominada Althea, lanzada en diciembre de 2004, bajo el amparo de Naciones Unidas y en el marco de la Política Europea de Seguridad y Defensa. El objetivo de esta nueva operación era asegurar el cumplimiento de los aspectos militares de los Acuerdos de Dayton, que puso fin a la guerra de los Balcanes. Para llevar a cabo esta misión, la OTAN puso una serie de recursos a disposición de la Unión Europea.

A lo largo de todo estos años, España ha hecho efectiva una importantísima contribución tanto de medios humanos como de material a estas operaciones militares, con una aportación de unos 36.000 soldados.

Pero esta generosa contribución de personal también ha tenido un alto coste en vidas humanas, ya que veintitrés militares españoles se dejaron la vida en el cumplimiento de esta misión.

El cierre de esta capítulo de la historia de las Fuerzas Armadas, celebrado el pasado día 18, no contó con la presencia ni de la ministra de Defensa, Carme Chacón, ni de los principales mandos de los Ejércitos, según aseguraron a ABC fuentes militares, que lamentan la ausencia de estas autoridades en el fin de una operación en la que las Fuerzas Armadas han participado de una forma tan brillante. Estas mismas fuentes apuntan que la despedida estuvo a cargo de un general austriaco, contando asimismo con la presencia del embajador español, que fue el encargado de agradecer el trabajo desarrollado por los militares.

La retirada definitiva del último contingente español es el final de una salida escalonada, cuya primera fase se desarrolló en febrero de este mismo año, con una reducción de 38 militares. La segunda fase es la que tuvo lugar la semana pasada. A partir de ahora, sólo se mantendrán en la zona los denominados Equipos de Observación y Enlace (LOT,s), que permanecerán en el lugar hasta la finalización de las próximas elecciones generales, previstas para el mes de octubre.

foto: EUFOR

No tenemos más datos.

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…