jueves, 24 de junio de 2010

Vehículos todoterreno del Ejército se reparan con pegamento.

Un informe reservado alerta de nuevas y graves deficiencias en la transmisión de los Aníbal fabricados por Santana Motor.

El documento, fechado en Madrid el pasado 1 de junio y firmado por la Jefatura de Ingeniería del Ejército de Tierra, es el resultado de una investigación iniciada por Defensa para esclarecer las causas del accidente de un todoterreno de ese modelo al que se le desprendió la transmisión trasera en plena marcha. El Confidencial Digital ha tenido acceso a una copia de este informe.

No es la primera vez que ocurre un suceso similar con estos vehículos, a los que Defensa lleva años mirando con lupa. De hecho, hoy se cumplen exactamente dos años de la noticia que publicó El Confidencial Digital el 24 de junio de 2008, confirmando que el Jefe de Estado Mayor del Ejército había ordenado la “suspensión total de movimientos” de los Aníbal.

Las órdenes de Tierra eran claras: Que los Aníbal sólo se utilicen dentro de las bases, y a una velocidad máxima de 20 kilómetros. Existía un problema con la transmisión que afectaba a la estabilidad de la conducción. Concretamente, el aflojamiento de la tuerca auto frenado de la salida de la caja transfer y aflojamiento de las tuercas de la brida de arrastre

Santana Motor comenzó a revisar los vehículos todoterreno y dio con una solución: utilizar tuercas autofrenantes ayudadas por pegamento de contacto Loctitte 270.

Sin embargo, a fecha de hoy, esa solución ha resultado insuficiente a tenor del informe al que ha tenido acceso este confidencial. En concreto, el documento indica que han sido cuatro los últimos vehículos en los que se ha detectado esa avería, que puede producir accidentes “muy graves”.

“Existen serias dudas de que las operativas –revisiones- realizadas por Santana Motor se hayan realizado correctamente, abordando todos los puntos de inspección” indican los ingenieros de Tierra.

Además, según cálculos de la Jefatura de Ingenieros, un 40 por ciento de los vehículos Aníbal no lleva implantada ni siquiera esta solución con pegamento de contacto, aunque admiten que “no se tiene un control exacto de que vehículos la llevan”.

El informe aconseja que, en caso de duda, no se utilice el vehículo, a la espera de que toda la flota se someta a la revisión de Santana Motor. Y termina dedicando duras palabras a la firma andaluza de automoción: “Ante la falta de calidad en anteriores actuaciones de la empresa, se recomienda que la operativa que se va a realizar sea rigurosamente inspeccionada por parte de personal del Ejército”.

Polémica elección del Aníbal

La elección del Aníbal de Santana Motor como nuevo vehículo de transporte del Ejército no estuvo exenta de polémica. El por entonces ministro de Defensa, José Bono, y el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, respaldaron su elección justo dos días antes de que la junta general de accionistas de la compañía andaluza presentara las cuentas de resultados –negativos- de 2003.

A pesar de que existían informes negativos y un dictamen de Defensa que situaba el vehículo como el peor de todos los ofertados al Ejército, el Aníbal ganó el concurso y meses más tarde entró en fase de producción en la factoría de Linares –Jaén-.

fuente: ECD

*a otra cosa mariposa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada