jueves, 18 de noviembre de 2010

El Ala 37 finaliza las operaciones de vigilancia aduanera.

El Ala 37 ha finalizado las operaciones dedicadas a la vigilancia aduanera que venía llevando a cabo, una vez finalizado el convenio de colaboración que el Ejército del Aire tenía suscrito con la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT).

La Unidad operaba y mantenía una flota de seis aviones CASA 212 Serie 200 (TR-12D) propiedad de la AEAT.

Concluye así una etapa para el Ejército del Aire que comenzó el día 2 de agosto de 1996, cuando se consideró que debido la especial naturaleza del servicio debía ser realizado por la propia Administración del Estado, en particular por el Ministerio de Defensa.

Tras una dilatada experiencia de 14 años y una impecable operación conjunta, puesta de manifiesto por el intachable trabajo del Grupo de Material de la Unidad y por la participación de las tripulaciones aéreas del 371 Escuadrón en la incautación de innumerables alijos, el Ala 37 cierra un ciclo con la satisfacción del deber cumplido.

El pasado 6 de octubre y siguiendo un riguroso calendario de cesión, se entregó a la Agencia el primero de los aviones, en un vuelo Valladolid-Sevilla (San Pablo). Posteriormente, el 12 de noviembre y, formando parte de la tripulación el coronel jefe del Ala 37 y Base Aérea de Villanubla, se continuó la devolución de las siguientes aeronaves, finalizando el proceso de entrega sin novedad el 14 de noviembre.

Desde 1996 se han realizado con los T-12B del Ala 37 un total de 10.830 horas de vuelo y 26.094 horas de vuelo con los TR-12D de la AEAT.

fuente: Ejército del Aire.

*a otra cosa mariposa...

2 comentarios:

  1. Fue una buena época en la cual hubo buenos y malos momentos, pero yo siempre recordare los buenos. Un abrazo a todos empezando por Bartolo y terminando por Berni.
    A. Dominguez

    ResponderEliminar
  2. Fue una buena época en la cual hubo buenos y malos momentos, pero yo siempre recordare los buenos. Un abrazo a todos empezando por Bartolo y terminando por Berni.
    A. Dominguez

    ResponderEliminar