Ir al contenido principal

El buque de investigación oceanográfica ‘Hespérides’ comienza la segunda fase de su campaña.

El buque de investigación oceanográfica (BIO) ‘Hespérides’ ha comenzado la segunda fase de la Campaña Antártica 2012 en la que, junto al Instituto Hidrográfico de la Marina (IHM), se van a efectuar levantamientos hidrográficos en el área de interés asignada al Estado en la Antártida, así como en aquellas zonas de interés que sirvan de apoyo a las bases antárticas españolas y a los BIOs de la Armada (‘Hespérides’ y ‘Las Palmas’), y contribuir al desarrollo de los trabajos de investigación que lleva a cabo la comunidad científica.

El nuevo proyecto cartográfico para la Antártida del IHM contempla la edición de nuevas cartas que cancelarán las existentes y que cubran zonas que actualmente no están incluidas en la Cartografía Náutica Nacional. Como parte de los levantamientos requeridos para cumplimentar dicho proyecto se establece como prioridad las zonas donde no existe cartografía. Dentro del proyecto se contempla tanto el área de interés asignada a España por la Organización Hidrográfica Internacional como aquellas zonas fuera de esa área que sirvan de apoyo a las bases antárticas españolas.

Este proyecto se inició en 2008, cuando el Comité Antártico Polar Español trasladó a la Armada la necesidad de contar con cartografía náutica en Península Byers, extremo occidental de Isla Livingston, que facilitase las labores logísticas. Ese mismo año, el comandante del BIO “Las Palmas” también elevó una moción en la que proponía efectuar un levantamiento hidrográfico que garantizara la seguridad de su barco y sus embarcaciones en las aproximaciones al campamento científico instalado en Península Byers. La mayoría de los levantamientos hidrográficos de oportunidad en dicha zona se realizaron en febrero de 2009 y en enero/febrero de 2010 a bordo del BIO ‘Las Palmas’.

Concluidos los levantamientos cartográficos de la Península Byers, el Instituto Hidrográfico de la Marina propuso al entonces Ministerio de Ciencia e Innovación que incluyera en su Plan Nacional de Investigación la reserva de un período en el BIO ‘Hespérides’ para proyectos cartográficos más ambiciosos, que finalmente se autorizaron para la presente misión.

El objetivo de esta campaña es finalizar los trabajos iniciados en 2009 y 2010, así como realizar la mayor cantidad posible de levantamientos en el resto del área y las zonas de interés españolas, de acuerdo con el Proyecto Cartográfico del IHM para la Antártida.

Para realizar este estudio, embarca en el ‘Hespérides’ una comisión hidrográfica compuesta ocho marinos al mando del capitán de fragata José Daniel González-Aller Lacalle.

Los levantamientos hidrográficos previstos son los siguientes:

• Parcelario P-7002 “Campamento Byers.

• Parcelario P-7001 “Base Juan Carlos I”.

• Parcelario P-7003-A “Base Gabriel de Castilla”.

• Parcelario P-7003-B “Fuelles de Neptuno”.

• Parcelario P-700-A (INT 9121 (ES)), “De Punta Barnard a Campamento Byers. Isla Livingston, costa sur.

• Parcelario P-700-B, “Isla Decepción. Islas Shetland del Sur, Estrecho de Bransfield”.

• Parcelario P-700, “Costa Sur de la Isla Livingston a Isla Decepción. Islas Shetland del Sur, Estrecho de Bransfield”.

• Efectuar con sondas menores los corredores de las Main Shipping Routes (MSR) definidas por la OHI que se encuentran dentro del parcelario P-700-A.

• Efectuar el resto de las sondas menores del parcelario P-700-A.

fuente: Armada española.

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…