Ir al contenido principal

Cuatrocientos civiles juran bandera a bordo del buque ‘Juan Carlos I’ en Alicante.

En una cubierta de vuelo abarrotada, cuatrocientas personas han prestado esta mañana fidelidad a la bandera a bordo de la mayor unidad de la Armada Española, el buque de proyección estratégica ‘Juan Carlos I’.


Aprovechando la escala de este barco en la ciudad desde el viernes hasta el próximo lunes, se ha celebrado una Jura de Bandera de personal civil. En el acto, presidido por el Almirante de la Fuerza de Acción Marítima, vicealmirante Javier Franco Suanzes, aquellos que han jurado bandera han estado acompañados por dos familiares.

Los civiles que han jurado bandera, lo habían solicitado previamente al Ministerio de Defensa mediante instancia a través de sus delegaciones o subdelegaciones. Los únicos requisitos necesarios para poder jurar por primera vez o renovar el juramento a la Bandera es tener la nacionalidad española, tener cumplidos 18 años de edad y no haber sido declarado incapaz en sentencia judicial. A cada uno de ellos se le ha entregado un certificado acreditativo del juramento realizado.

El buque, atracado en el muelle de cruceros del puerto de Alicante, realizará hoy y mañana una jornada de puertas abiertas. Su horario de visitas para mañana domingo serán de 10.00 a 13.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas.

El ‘Juan Carlos I’ está realizando desde el pasado 8 de junio el Crucero de Instrucción de los Alumnos de la Escuela Naval Militar de Marín, con más de un centenar de aspirantes y guardiamarinas a bordo.


Con una eslora de 231 metros y un desplazamiento máximo de 27.000 toneladas, es el buque de mayor porte en la historia de la Armada. Cuenta con modernos sistemas y sensores, la mayor parte de las cuales han sido diseñados y fabricados por empresas españolas. Tiene la capacidad de operar como plataforma multipropósito, pudiendo ser configurado como buque anfibio, portaaeronaves, buque de proyección de fuerzas o plataforma de operaciones de ayuda humanitaria.

Su dotación se compone de 261 marinos al mando del capitán de navío Cristóbal González-Aller. Con base en Rota (Cádiz), forma parte del Grupo de Acción Naval 2 de la Flota.

Antes de finalizar el presente despliegue el 13 de julio en Rota, el buque visitará Cartagena y Lisboa.
 

fuente: Armada española.

* @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…