Ir al contenido principal

Detenidos 5 españoles, uno exmilitar, que asaltaron la Base de la BRIMZ XI y se llevaron 20 fusiles y 10 pistolas.

De ABC.es 
Llevaban nueve meses esperando salir de prisión y cuando ayer lo consiguieron la Guardia Civil les estaba esperando en la puerta de la cárcel de Cáceres para colocarles de nuevo las esposas tras una paciente espera. Son los cinco individuos, miembros de una banda, acusados de asaltar la Base General Menacho de Bótoa (Badajoz) el 28 de febrero del año pasado de donde se llevaron diez pistolas Llama M82, 9 milímetros parabellum y veinte fusiles de asalto HK G-36, que «duermen» en algún escondite y que los investigadores buscan en varios puntos de la provincia con autorización de la juez togada militar de Badajoz. 

Los cinco sospechosos, según ha podido saber ABC, estaban en prisión preventiva desde el pasado 4 de septiembre cuando en una sola noche asaltaron cuatro sucursales bancarias de Caja Extremadura y Banesto en las localidades cacereñas de Baños de Montemayor, Galisteo y Alagón del Río. En el último atraco, en torno a las cinco de la mañana fueron detectados por la Guardia Civil tras recibirse la alerta de la central de alarmas. Fue entonces cuando se inició una persecución delirante en la que los ladrones se saltaron dos controles, dispararon contra los agentes e intentaron atropellar a un guardia. Abandonaron el Audi A-8 robado en el que huían y se refugiaron en las copas de las encinas de una zona boscosa de Casatejada (Cáceres). Los individuos fueron detenidos tras un tiroteo en el que dos de ellos resultaron heridos de bala e ingresaron en la cárcel por orden judicial.

 

Del mismo barrio de Badajoz

El cabecilla del grupo es Marcos Antonio Castellanos, de 27 años, un exmilitar que estuvo destinado en la base militar de Botóa, de ahí que la conociera a la perfección. Junto a él perpetraron el audaz robo su hermano José Manuel Castellanos, de 31 años, y tres compinches de entre 22 y 27 años (D. M. G., A.A.R. y D.M.L). Todos son españoles, proceden del mismo barrio de Badajoz y tienen numerosos antecedentes. Los investigadores sospechan que han cometido decenas de robos con fuerza en Extremadura. 

Los Castellanos estuvieron en el punto de mira de los investigadores desde los primeros días del asalto porque se sospechaba que no era la primera vez que entraban a robar en la base de Bótoa, sede de la Brigada Mecanizada de Infantería Extremadura XI del Ejército de Tierrar. En abril de 2008 en ese mismo acuartelamiento militar tres individuos se apoderaron de un vehículo blindado tipo oruga estacionado en los talleres del Regimiento de Carros, forzaron la oficina donde estaba un cajero del BBVA y lo arrancaron de cuajo. Agentes de la base los sorprendieron, pero lograron ocultarse en los barracones y huir.

Las armas «duermen»

En los meses previos al robo de armas se produjeron sustracciones de ordenadores, baterías y llantas de vehículos, así como diverso material. Todas las investigaciones apuntan a los mismos individuos por las similitudes en los golpes. Pese a los indicios de que eran los autores del asalto no se les pudo detener—aunque estuvieron bajo control— porque no había suficientes indicios sobre el paradero de las armas, valoradas en más de 30.000 euros.

Se cree que las pistolas y los fusiles no han sido vendidos a ninguna organización criminal ni terrorista como se llegó a especular. Primero porque los detenidos no tienen contactos a ese nivel y segundo porque sospechaban que los agentes les seguían los pasos muy de cerca y no querían arriesgarse más de lo que ya lo habían hecho. 

Los dos hermanos son los líderes de la banda, tipos bragados, violentos, que no dudan en tirar de pistola o escopeta si se ven en apuros como hicieron en septiembre; durante el robo a la base también demostraron su sangre fría: intentaron forzar varios todoterreno «Aníbal» hasta que consiguieron arrancar uno, ya dentro del acuartelamiento. A continuación, pertrechados solo con una cizalla y una llave grifa, rompieron todo lo que se les puso por delante, inutilizaron una alarma sonora y subieron hasta la taquilla del sargento encargado del armero. La abrieron y robaron su uniforme, en busca de los códigos de seguridad. 

El asalto al acuartelamiento puso en evidencia la falta de medidas de seguridad de una instalación crítica como esa. De hecho, de las 44 cámaras de seguridad con las que contaba en esos momentos solo funcionaban algunas y en dos años se sucedieron distintos episodios de robos que solo trascendieron en parte. 

En su día la ministra de Defensa, Carme Chacón, sostuvo que en la base no fallaron los medios técnicos, sino las personas para justificar de ese modo por qué se detuvo a los cuatro militares que estaban de guardia esa noche y que en modo alguno participaron en el robo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.