miércoles, 6 de junio de 2012

El patrullero ‘Rayo’ ultima su alistamiento.

El buque de acción marítima (BAM) ‘Rayo’ ha regresado a su base de Las Palmas de Gran Canaria después de un período de seis intensas semanas en las que ha aumentado su nivel de adiestramiento en diversas áreas y ha sido evaluado para la obtención de la calificación operativa para el combate.


El segundo BAM de la serie de los patrulleros oceánicos partió el 19 de abril de Las Palmas de Gran Canaria rumbo a Galicia. Primero recaló en la Escuela Naval Militar, donde adiestró y mostró sus capacidades a alumnos de 2º curso, y realizó unas pruebas de mediciones con el Centro de Medidas Electromagnéticas de la Armada. En Ferrol, su dotación se ejercitó en técnicas contraincendios y control de averías ante fuegos e inundaciones reales.


Posteriormente, programado con el apoyo del centro de evaluación para el combate en Cádiz, el buque empleó tres semanas en realizar adiestramiento individual, enfocado a preparar aquellas áreas que más adelante iban a ser examinadas en Cartagena. En esta fase de ejercicios tomó contacto, por primera vez, con helicópteros AB-212 y SH-60B.

El patrullero realizó seguidamente la Calificación Operativa (CALOP) en Cartagena. El buque fue evaluado en áreas como navegación de precisión, maniobra y seguridad física en puerto. Se realizaron ejercicios para afrontar amenazas de bomba, intrusos, control de masas, ataques de buceadores, ejercicios de vigilancia marítima y de emergencias de incendios o inundaciones en la mar y en puerto, así como intensas pruebas de comunicaciones. Tras dos semanas en Cartagena y antes de regresar a Las Palmas de Gran Canaria, el buque volvió a Cádiz para ser evaluado en las áreas de vuelo y artillería.


De esta manera y gracias al esfuerzo de toda su dotación, el buque de acción marítima ‘Rayo’ ha alcanzado un nivel de adiestramiento importante tras sólo 7 meses de su entrega a la Armada.

fuente: Armada española.

 *a otra cosa mariposa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada