Ir al contenido principal

El Patrullero 'Vencedora' P-79 abandona las Islas Canarias y establece su base en Cartagena.

ANDRÉS LOBATO laopinion.es
SANTA CRUZ DE TENERIFE 

Decenas de santacruceros despidieron ayer al barco patrullero Vencedora en su última visita al Puerto de Santa Cruz de Tenerife. El veterano buque de la Armada, con base en Las Palmas de Gran Canaria desde 2004, abandona las aguas del Archipiélago a finales del próximo mes para unirse a la flota española destinada en la localidad murciana de Cartagena. 

"Santa Cruz es el mejor destino posible para nuestra despedida de las Islas", explica el capitán de corbeta José Ángel Hernández, el oficial al mando de este buque con 30 años de servicio en misiones como la protección de mercantes de los ataques piratas en la costa de Somalia o la primera Guerra del Golfo.
"Se trata de un barco con mucha historia y te sientes orgulloso de formar parte de ella", admitió su comandante. En su último gran cometido, entre el 13 de febrero y el pasado 4 de mayo, el Vencedora realizó una misión de vigilancia contra la piratería por las costas de países como Mauritania, Nigeria, Camerún, Gabón, Ghana, Cabo Verde, Guinea, Benin y Senegal. El viaje "marcó" a toda la tripulación tanto en el aspecto personal como en lo que se refiere a su adiestramiento profesional. 

                                foto: http://bermaxofotos.blogspot.com.es
Ahora, tan solo dos meses después de la finalización de este cometido, el patrullero ya tiene en mente su próxima etapa. La marcha a aguas mediterráneas del Vencedora, aseguró su máximo responsable, supondrá un nuevo paso tanto para el barco como para las más de cien personas que integran su tripulación. "Aquí todo el mundo tiene mucho apego por las Islas y por su gente", apuntó para añadir que la gran mayoría de los marineros son de origen canario.

Pero el cambio de base de este patrullero también implica perder la relación de cercanía forjada durante los últimos ocho años con la ciudadanía. "La gente de Canarias es siempre la primera en responder a cualquier acto que organice la Armada", reconoce el capitán de corbeta durante la celebración de una jornada de puertas abiertas que congregó en torno al buque a decenas de aficionados a la náutica. "Cuantos más vengan, mucho mejor. Nos gusta que nos conozcan, que sepan como son nuestros barcos y que comprueben en qué se gasta el dinero el Ministerio de Defensa", apuntó.

Además de su habitual labor de vigilancia y control de las aguas canarias, el buque aprovechó su última patrulla entre las Islas para realizar, en coordinación con el Ejército del Aire, diversos ejercicios de localización y rescate. El recorrido también sirvió para que los siete guardamarinas recién incorporados a la tripulación como parte de su viaje de fin de curso tomasen el pulso a la vida real en el interior de un buque de la Armada.

La marcha del Vencedora y del Cazadora, el otro patrullero que pone rumbo a Cartagena desde Las Palmas, se traducirá en una modernización de los barcos de la Armada en las Islas. A los dos BAM (Buque de Acción Marítima) ya atracados en el puerto grancanario se unirán en los dos próximos meses otros tantos. "Canarias tendrá lo mejor de lo mejor. Hay un brutal salto tecnológico entre los nuevos barcos y los que se van", analizó.

Pese a estar en un "magnífico estado", las aguas más tranquilas del Mediterráneo servirán para mantener durante un mayor tiempo al Vencedora en servicio, pese a haber cumplido ya el periodo en activo previsto. Su buena conservación podría alargar un poco más su servicio y, solo tal vez, podríamos volver a verlo atracado en los puertos de las Islas. "En la Armada todo es posible", auguró con una sonrisa el capitán de corbeta José Ángel Hernández.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…