Ir al contenido principal

El regimiento 'La Reina' despliega sus Pizarro en "Chinchilla".

El Batallón "Princesa" I del Regimiento de Infantería Mecanizada "La Reina" nº 2 realizó, en la madrugada del 27 al 28 de junio, un ejercicio táctico en el que se practicaron, entre otras acciones, el asalto sobre varias posiciones enemigas y el combate contra enemigo tanto asimétrico como convencional. El entrenamiento, que estuvo dirigido por el coronel José María Granero, se llevó a cabo en el Centro de Adiestramiento (CENAD) "Chinchilla", en Albacete, con una temperatura aproximada de 41ºC durante el día.

Avance de los vehículos Pizarro para tomar las posiciones
Avance de los vehículos Pizarro para tomar las posiciones (Foto:Beatriz Gonzalo)

Este ejercicio fue el punto culminante de unas maniobras tipo beta que comenzaron el 19 de junio y que finalizaron el 30 del mismo mes. El principal objetivo consistió en practicar un ataque sobre tres posiciones defensivas enemigas en dos columnas formadas por carros de combate Pizarro —vehículo estrella del Batallón, al contar tanto con una gran potencia de fuego (un cañón de 30 mm) como capacidad para transportar hasta siete infantes—, y Transporte Oruga Acorazado (TOA).

Concretamente, las dos columnas estaban formadas por varias secciones, entre las que se encontraban la de Armas de Apoyo (constituida por un grupo de morteros de 120 mm y por dos TOA armados con misiles Milan) y dos de fusileros, transportados en vehículos de línea. Junto a la sección encargada de dirigir el ataque, se situaba asimismo una unidad de zapadores destinada a acabar con las defensas del enemigo y a abrir camino a los carros a través de minas y vallas, que impedían el avance.

Las maniobras incluyeron combate en zonas urbanizadas 
Las maniobras incluyeron combate en zonas urbanizadas (Foto:"La Reina" nº 2)

Este ejercicio también pretendía servir de entrenamiento para las distintas situaciones a las que las unidades pueden enfrentarse en teatros de operaciones como el del Líbano. Por ello, según el capitán Juan J. Jansa —al mando de la 1ª Compañía—, era factible encontrar todo tipo de dificultades simuladas durante el camino, de las que no se informa a los soldados. "Tenemos que estar atentos a cualquier Artefacto Explosivo Improvisado (IED), al posible contacto con población civil o incluso a ataques suicidas", señaló.

Ataque al amanecer

El ejercicio, dividido en varias fases, dio comienzo aproximadamente a las once de la noche, momento en que las dos columnas de carros y los trenes logísticos se dirigieron hacia un punto de reunión que debían asegurar y al que previamente había partido la Sección de Reconocimiento (SERECO).

El ataque se inició con las primeras luces del día
El ataque se inició con las primeras luces del día (Foto:Beatriz Gonzalo)

Al amanecer se inició el ataque sobre dos de las posiciones enemigas, en el que se sucedieron las coberturas de fuego y el avance de las secciones, para el que se requirió la intervención de los zapadores, que abrieron brechas en sus defensas. Tras la consolidación de éstas (que incluyó la verificación de heridos y la revisión de las posibles bajas de carros), se tomó la tercera y última. Todas las plazas fueron a su vez limpiadas de enemigos por infantería ligera a pie que desembarcó de los vehículos.

Las maniobras, contaron con algunas dificultades como los combates simulados contra una unidad de carros enemiga, la aparición de algún IED y el encuentro de la SERECO con una manifestación de civiles fingida.

Tras el ataque, y hasta el día siguiente, las columnas realizaron labores de control de zona, en la que se formaron grupos encargados de asegurar e inspeccionar una serie de regiones prefijadas anteriormente.

fuente: Ejército de Tierra.
 
* @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…