jueves, 30 de agosto de 2012

'Vida a bordo': El P-43 navegando por el Mar Rojo.

Vida a  bordo día 29 de agosto de 2012

“FUERZAS ENEMIGAS ATRINCHERADAS EN COCINA MANTIENEN PRESION CONSTANTE. STOP. DISPONEN DE AMPLIO ARSENAL DE SALSAS PARA SOLOMILLO. STOP. PRIORITARIO ENVIO SIGUIENTE PUERTO DE MANCUERNAS Y LECHUGA PARA REFORZAMIENTO OPERACIÓN BIKINI. STOP. OPERACIÓN BIKINI SIGUE EN MARCHA. STOP”

Pues sí, la situación no ha cambiado demasiado desde la última vez, al menos en lo referente a la vida a bordo. Mientras el personal de cocina sigue poniendo el listón muy alto (valga como muestra el mensaje inicial que nos vimos obligados a transmitir) el resto de personal no le va a la zaga en sus diferentes labores. El Servicio de Máquinas nos cuida a diario, vigilando que el aire acondicionado funcione correctamente (la temperatura ambiente empieza a ser bastante elevada…), que tengamos agua para todos los quehaceres diarios y, no por mencionarlo en último lugar menos importante, que las hélices sigan “dando vueltas”, impulsándonos hacia el estrecho de Bab-el-Mandeb. No contentos con eso, también continúan su adiestramiento diario en control de averías y lucha contra incendios e inundaciones.

 Guardia de máquinas.

 Puente.

Los muchachos de puente, nos llevan con seguridad “por la carretera”, con el apoyo del personal de Operaciones. Entre ambos, con la colaboración inestimable de nuestro “Toro”, se ocuparán además de detectar cualquier posible embarcación sospechosa de piratería, así como de reaccionar para efectuar su detención. En estos días estamos haciendo especial énfasis en el adiestramiento de este tipo de acciones, por lo que los chicos del “Trozo de Visita y Registro” se están dando unas buenas palizas, junto con los infantes de Marina (el Cuerpo de Infantería más antiguo del mundo, hay que decirlo…), encargados de darnos protección adicional.

Infantería de Marina, ejercicio de 'fast-rope'.

Pero todo esto no sería igual sin el trabajo constante del personal de comunicaciones, preocupado de que podamos hablar, prácticamente cuando queramos, con nuestras familias y amigos, así como de que podamos intercambiar correos, algo impensable no hace tantos años (aun los viejos del lugar nos acordamos de cuando había que hablar por radio, apenas un par de minutos, y con un ruido infernal que impedía entender nada…). Esto hace que a pesar de haber dejado ya el Mediterráneo, cruzado el Canal de Suez y estar navegando por el Mar Rojo, a muchísimas millas de nuestros hogares, nos sintamos un poco más cerca de ellos… que eso siempre le alegra a uno del día.

 Cruzando el Canal de Suez

Y por hoy nada más, ya quedan pocos días para entrar en el Golfo de Adén y dar por finalizada la primera etapa de nuestro viaje, concluyendo el tránsito a la Zona. A partir de ahí nos pondremos de verdad el mono de trabajo, y veremos quien lleva las mejores cartas para ganar la partida… de la Operación Bikini!


fuente: Armada española.

* @Lqt_blog y facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada