Ir al contenido principal

El Ejército ‘ocupa’ la Isla de Tierra (Alhucemas).

Tres militares vigilan día y noche Isla de Tierra, el islote español pegado a la costa marroquí en la bahía de Alhucemas en el que la semana pasada entraron 89 inmigrantes para tratar de forzar su traslado a Melilla o a la Península. El Ejército va a controlar el diminuto peñasco el tiempo que haga falta, según indican fuentes gubernamentales, para evitar que más sin papeles utilicen esa vía como forma de entrar en España. Los soldados del contiguo Peñón de Alhucemas han colocado en el islote una tienda de campaña con presencia las 24 horas al día.

 Un helicóptero militar marroquí sobrevuela la playa de Sfiha frente a los peñones españoles. / ULY MARTÍN

La crisis en torno al peñasco, alejado de la playa marroquí de Sfida (Ajdir) por apenas unas decenas de metros, se zanjó a través de un acuerdo con Marruecos, por el cual España se hizo cargo de los menores, sus madres y las mujeres embarazadas —16 personas en total— y entregó a Marruecos a los otros 73 ocupantes. Los inmigrantes fueron después expulsados de inmediato a través de la frontera con Argelia, aunque al día siguiente muchos de ellos ya estaban de vuelta en la ciudad marroquí de Oujda y otros incluso habían emprendido viaje hacia Nador y la frontera de Melilla.

El objetivo de ambos Gobiernos es dejar claro que ahora mismo no entrará ningún inmigrante por el islote. Su esperanza es que las mafias constaten que es un camino vedado y se cansen de seguir explorándolo. Las 89 personas que lograron entrar en el peñasco la semana pasada lo hicieron en dos grupos. Uno de 19 el miércoles 29 de agosto y otro de 70 el domingo 2 de septiembre. Era la primera vez que los inmigrantes trataban de llegar a España instalándose en Isla de Tierra, aunque la vía de los islotes de soberanía española y peñones ya había sido explorada: en mayo arribó la primera patera al archipiélago de las Chafarinas —después lo hicieron cinco más— y la llegada de lanchas a la isla de Alborán se acentuó con la entrada de 250 subsaharianos entre enero y agosto.

La vigilancia en la orilla marroquí de la bahía de Alhucemas también se ha multiplicado. La playa está controlada durante el día por decenas de agentes, algunos de uniforme y muchos de paisano, que vigilan los movimientos de cada uno de los bañistas y paseantes de la playa. Por la noche, cualquier sonido es analizado como potencial peligro.

En la madrugada del viernes hubo una actividad frenética en la zona, tanto en la española Isla de Tierra como en la marroquí playa de Sfida. Unos y otros comenzaron a buscar inmigrantes. Los militares españoles peinaban el peñasco y sus accesos para ver si alguien había entrado o tenía intención de hacerlo. Los agentes marroquíes, por su parte, buscaban por toda la playa y las colinas de los alrededores si había alguien escondido entre los árboles. Durante la tarde, un helicóptero militar marroquí había sobrevolado a baja altura el litoral.

La noche era muy oscura, solo iluminada por los rayos de una gran tormenta. Mientras algunos agentes marroquíes recorrían la zona con linternas —llegando a entrar incluso en casas particulares por si pudiera haber alguien escondido—, una veintena se agolpaba en la parte de la orilla más cercana a Isla de Tierra controlando cada centímetro de arena. El dispositivo duró un par de horas aproximadamente, hasta las tres, hora española. Pero incluso más tarde se podía apreciar de tanto en tanto alguna linterna que seguía iluminando la zona.

España y Marruecos consideran que han resuelto el conflicto del islote de forma satisfactoria para ambos, pero las críticas de las ONG por el procedimiento empleado para entregar a los 73 inmigrantes al país magrebí han arreciado. La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha abierto una investigación para pedir más información al Ministerio del Interior sobre lo sucedido.


fuente: El país.

* @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…