Ir al contenido principal

Vida a bordo: El P-43 'Relámpago' ha llegado al Golfo de Adén.

Siga al detalle la primera misión real de un Buque de Acción Marítima (BAM) de la Armada española en nuestro blog. Toda la información sobre la misión, el día a día a bordo y las fotos que publique la Armada.

Suba a bordo y disfrute de los 6 meses de navegación. 


Vida a bordo día 5 de septiembre de 2012
Los días van pasando, hasta ahora más tranquilos que lo contrario, y ya estamos metidos en faena en el Golfo de Adén. Tras cruzar el estrecho de Bab-el-Mandeb, atracamos durante un par de días en Yibuti, que viene a ser como la puerta de entrada y salida del Mar Rojo. Sorprende, para el tamaño y nivel de la ciudad, el gran puerto que posee, con un tráfico bastante denso. Luego, realmente no ves reflejado ese nivel de movimiento en la ciudad, ya que, a pesar de haber mejorado mucho en los últimos años, Yibuti sigue siendo fiel reflejo del tercer mundo, y es que todo ese movimiento de contenedores y mercancías viene y va desde Etiopía, que utiliza el puerto del país vecino como vía para su comercio. Si alguien quiere hacerse una idea de cómo es Yibuti, a mi me recordó la primera vez que lo pisé (ahora está un poco más civilizado, e incluso tienen semáforos instalados apenas hace un mes…) a Mogadiscio, tal y como aparece en la película “BlackHawk derribado”. 


No obstante, hay que reconocer que, pese a no disponer de grandes atracciones turísticas, ni culturales ni lúdicas, al menos sí que llega para descansar y pasar un buen rato con los compañeros-amigos. Así, puedes pasar el día en la piscina del Kempinski, hotel que parece “la excepción a la regla” por lo lujoso, o irte a la playa a la isla de Maskali. Tras pasar el día en remojo, que es el mejor plan posible con las altas temperaturas y humedad existentes, tienes sitios bastante decentes para ir a cenar. Dependiendo de tus gustos, y de tu atrevimiento también, puedes cenar en un restaurante francés (en el que te cobrarán como si de verdad estuviese uno junto al río Sena contemplando la fachada de Notre Damme…) o arriesgarte en alguno de los locales más “a pie de calle”, donde comer por ejemplo carne de camello… u otras “delicatesen”. Y tras cerrar el agujero que provoca en el estómago todo un día de sol y chapuzones, puedes tomarte un digestivo en cualquiera de los muchos pubs, ya que a pesar de ser un país fundamentalmente musulmán, en eso hay cierta mano ancha y se puede consumir alcohol… al menos los extranjeros. 

Pero dos días en Yibuti pasan pronto y ya nos encontramos de nuevo navegando, aunque eso sí, hemos aumentado la familia, ya que ha embarcado con nosotros Adel, Suboficial de la Marina de Yibuti, que será nuestro traductor por estos mares de Dios hasta que finalice la operación Atalanta. Lo bueno que tiene, entre otras virtudes, es que contándonos a nosotros ya ha estado en doce barcos españoles, así que no creo que le sorprendan demasiado nuestras locas costumbres europeas (y aun más, hispanas…) que pueden llegar a ser tan extrañas para una persona de según qué parte como para nosotros las suyas… incluyendo el comer camello.

Por lo demás a bordo todo sigue su curso. La balanza del esfuerzo, con más peso hasta ahora en el plato de adiestrarnos para hacer que los engranajes girasen casi sin pensar, se ve ahora inclinada hacia el plato de cumplir con eficacia la misión. Es el plato que cuenta desde ya, y por muchos meses, con mayor masa.

Y hablando de masa, nos hemos comprado en Yibuti una báscula… bueno, dos, para comprobar si la operación bikini da sus frutos o por el contrario Don Tino y sus aguerridos muchachos siguen haciendo que la aguja se mantenga apuntando a las mismas cifras, preocupantes en algunos casos, previas al comienzo de la batalla. Siempre podremos decir, llegada la necesidad y barriendo para casa, que comprada donde lo está, es tan fiable como los “Trolex” que venden en el mercado de Yibuti.


fuente: Armada española.

 * @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …

24h en un portaaviones americano (III): dependencias aéreas

En el post anterior os expliqué cómo funcionaban las operaciones aéreas en un portaaviones, en este post os hablaré de otros espacios relacionados con la actividad de vuelo.
Ready rooms
En estas salas, un nivel por debajo de la cubierta, es donde los escuadrones preparan sus misiones, reciben sus briefings y rellenan su papeleo antes y después de cada vuelo. Cada Escuadrón tiene su sala, decorada según sus colores y demás señas de identidad.

En ellas hay comodas sillas asignadas a cada piloto, grandes tablones blancos donde se escriben los planes del día y las misiones, así como un par de pantallas donde se puede ver, en directo, la actividad de la cubierta en blanco y negro. Todos los despegues y aterrizajes se graban en vídeo y pueden ser vistos a través de estas pantallas, que por lo general están disponibles en todas las estancias que tienen relación con las operaciones aéreas así como en el despacho del Comandante y similares.
Al entrar a la derecha encontramos una oficina donde real…