martes, 13 de noviembre de 2012

Defensa modificará los contratos de los grandes programas de armamento en 2013.

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -  

 El Ministerio de Defensa tiene previsto tramitar "en el primer trimestre de 2013" una "nueva reprogramación" de algunos de los programas especiales de armamento, que aferctará "principalmente" a los aviones de transporte militar A400M, los submarinos S8, el vehículo blindado 'Pizarro' y los helicópteros NH90 y 'Tigre'.

Así lo ha anunciado este martes el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, durante un desayuno informativo organizado por 'Executive Forum', en presencia del Jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez.

Argüelles ha explicado que este mismo mes comenzará a "abonarse" el crédito extraordinario de casi 1.783 millones de euros que aprobó el Gobierno el pasado mes de septiembre para pagar deudas pendientes con la industria por los programas especiales de armamento, lo que ha permitido "desahogar" la situación financiera del Ministerio pero también "afrontar un nuevo escenario de relación con las industrias proveedoras".

Las conversaciones con la industria ya dieron como fruto el aplazamiento de las entregas de aviones de combate Eurofighter hasta 2015, la primera de las reprogramaciones acordadas por el Ministerio. Ahora, según ha indicado el secretario de Estado, en los tres primeros meses del próximo año se estará "en condiciones de comenzar a tramitar una nueva reprogramación" que tendrá como protagonistas "principalmente" a los cuatro grandes programas citados.

RETRASOS, REDUCCIÓN Y VENTA 

El objetivo es, ha precisado, que "el retraso en la entrega de unidades, su reducción o su venta" permitan "reducir la presión económica sobre el Ministerio y reducir el déficit público nacional" como ha se ha "logrado en los próximos dos años con el Eurofighter". En total, Defensa ha retrasado la entrega de 15 'cazas' hasta 2015.

Argüelles ha señalado "los desfases presupuestarios" como el "reto más inminente" del Departamento y ha recalcado que esta situación impide "poner en marcha nuevos programas". De hecho, preguntado acerca de si podrá aprobarse próximamente el contrato para los nuevos vehículos 8x8 del Ejército de Tierra, ha indicado que en estos momentos "no es posible" contemplar "actuaciones concretas e inversión".  

No obstante, ha hecho hincapié en que se debe "garantizar que no se cerrará ninguna puerta y que la defensa de España seguirá siendo capaz de integrarse con la defensa internacional y de responder a las necesidades y a los retos de segudad", para lo que el equipamiento es "esencialt". "Si todos los países van en una dirección nosotros no podemos quedarnos parados, tenemos que mantener nuestra capacidad de interoperabilidad con otros ejércitos", ha recalcado.

"UN EjÉRCITO NO SE IMPROVISA"
De hecho, ha recalcado que "un ejército no se improvisa" y ha apuntado que ya debe planfiicarse el material que las Fuerzas Armadas utilizarán "en la próxima década", tanto en términos militares como económicos, lo que implica "pensar ya en capacidades militares básicas futuras".

El encargado de identificar estas necesidades es el JEMAD, que, según ha indicado Argüelles, ha señalado ya "un sistema de mando y control más robusto; un aumento en la capacidad de vigilancia, reconocimiento e inteligencia; una mejora de la capacidad de sostenimiento logístico, o unos medios de despliegue estratégico apropiados".

Además, el secretario de Estado ha explicado que el Minisiterio va a tratar de solucionar "algunas debilidades asociadas al modelo de adquisición" que han ocasionado "algunos problemas en el pasado". En concreto, ha hablado de "reforzar las oficinas de seguimiento de los programas", fortalecer "los mecanismos de control y coordinación" y acabar con los "excesivos organismos de contratación". Según ha dicho, actualmente hay "111 órganos de contratación" que España "no se puede permitir ahora".

Al margen de trabajar para resolver los compromisos de pago, el control de programas y la gestión de la contratación, Argüelles ha abogado por "maximizar los recursos" con los que ya cuenta el Ministerio, lo que pasa por "potenciar y sacar el máximo rendimiento a aquellos aspectos que puedan proporcioanr réditos en el futuro".

En concreto, se ha referido al fortalecimiento de la función de I+D de la defnesa, la utilización de fórmulas de colaboración público-privada, o la potenciación de los recursos procedentes de la infraestructura de la defensa. En este último capítulo, ha recordado que el Ministerio está analizando en estos momentos su patrimonio inmobiliario actual, que consta de "más de 1.200 instalaciones de todo tipo".

El objetivo es elaborar un 'Libro Blanco de la Infraestructura' que discierna "qué instalaciones e infraestructuras pueden gestionarse con eficiencia y son necesarias para la defensa hoy en día y cuáles no". Aunque ha reconocido que el sector inmobiliario ha pasado por una crisis "muy negativa", ha expresado su confianza en que se puedan "lograr a medio plazo ahorros" con una mejor gestión de los recursos. 

"La mejor aportación que en estas circunstancias puede hacer España a la seguridad colectiva es tratar de ser más fuerte", ha recalcado el secretario de Estado, para después incidir en que esto exigirá "un esfuerzo de todos". "Exige -ha remachado- que la sociedad española sea capaz de reconocer la existencia de retos y amenazas, así como la necesidad de invertir lo suficiente en defensa".


fuente: Europa Press.

* Estamos en Twitter @Lqt_blog y facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada