jueves, 27 de diciembre de 2012

El 'Juan Sebastián de Elcano' realizará en 2013 su crucero de instrucción en dos fases.

JAVIER RODRÍGUEZ /lavozdigital.es
 
Corren nuevos tiempos para el 'Juan Sebastián de Elcano'. El buque escuela de la Armada española se prepara en estos momentos en el arsenal de La Carraca para el 84 crucero de adiestramiento que realizará el próximo año. Los efectos colaterales de la crisis y el ánimo del Ministerio de Defensa por optimizar los recursos han llevado a introducir algunas novedades en el ejercicio naval de 2013. El programa militar cambia con respecto al de otras ediciones. El buque llevará a cabo su tradicional crucero en dos etapas. Se trata de una experiencia piloto para cubrir las necesidades de adiestramiento en la mar de otros cursos de la Armada. 
 
La primera salida tendrá lugar el 9 de enero desde Cádiz y culminará el 21 de febrero en San Fernando. El objetivo de esta travesía es completar la formación de los aspirantes a Cabo Primero y a Cabo de la especialidad de Maniobra y Navegación. El programa naval prevé que durante este mes y medio de viaje el buque escuela realice escalas en Marruecos y Portugal. En esta primera etapa del crucero también embarcarán los guardiamarinas que cursan estudios en la Escuela Naval Militar.
 
 
Los preparativos incluyen una exhaustiva inspección del barco, que se desarrolla por los técnicos de Navantia en San Fernando. El barco atracó a finales del pasado julio en La Carraca después de participar en la Gran Regata de Cádiz. La embarcación ha sufrido algunas mejoras en estos últimos meses. Se han llevado a cabo obras de adecuación en las zonas de oficiales y marinería, al tiempo que se han practicado arreglos en la cubierta principal. 
 
La segunda etapa del crucero se desarrollará entre el 2 de marzo y el 12 de julio. Corresponde al tradicional viaje de instrucción que realizan los guardiamarinas. La ruta prevista incluye escalas al otro lado del Atlántico, en Puerto Rico, Panamá y Estados Unidos. De regreso tocará Holanda y el desembarco se prevé en Marín.
 
El buque escuela estará de viaje durante cinco meses, aunque el programa se ejecutará en dos fases. De esta forma, recupera un mes más de ruta, algo que se había perdido en los dos últimos años por las reformas. La travesía de 2011 fue especialmente corta con solo cuatro meses de navegación. El barco salió en enero y regresó en abril para someterse a una importante reforma en la sala de máquinas. Fueron nueve meses de trabajo intensivo por parte de Navantia para poner a punto las entrañas del 'Juan Sebastián de Elcano'. Los técnicos desmontaron pieza a pieza su engranaje, incluidos los camarotes de los oficiales que se encontraban sobre la sala de máquinas. En esa operación se procedió a la renovación completa del cableado y de las tuberías. Esta reforma retrasó la salida del barco en 2012 y hubo que aplazar el crucero de enero a abril. El buque escuela llegó a Cádiz el 26 de julio para participar en la parada naval de la Gran Regata del Bicentenario. 
 
El 'Juan Sebastián de Elcano' se ha sometido a varias reparaciones a lo largo de su historia, pero destacan dos en los últimos tiempos. La intervención practicada en 2005 fue de las más importantes. Ese año sufrió una remodelación integral, que obligó a los ingenieros a dejar al descubierto el esqueleto de la embarcación. La inspección desveló las buenas condiciones en las que se encontraba la estructura. La inversión para modernizar el barco superó los 14 millones de euros y se aprovechó entonces para mejorar la distribución y adaptar su interior a la incorporación de la tripulación femenina. La obra redujo el número de camas un 20% y ganó espacio para las zonas de aseo. Esta transformación permitió mejorar las condiciones de habitabilidad en el interior del barco, ya que redujo en un cuarto la dotación, para pasar de sus 280 plazas iniciales a 215.
 
La segunda intervención de calado que sufrió el barco tuvo lugar hace tres años. Fue una operación estética. En 2009 pasó casi cuatro meses en el astillero para un 'lifting' en su mascarón de proa, encarnado por la diosa Minerva. El imaginero malagueño Rafael Ruiz Liébana se encargó de su restauración.


fuente: lavozdigital.es

* Estamos en Twitter @Lqt_blog y facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada