Ir al contenido principal

Operación contra la insurgencia: Un Raven derribado, el ANA no colabora y el mortero embarcado se muestra eficaz.

Mònica Bernabé | Kabulché (Afganistán) http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/04/espana/1354653369.html

"Si nuestro coronel quiere que el Ejército afgano vaya a Kabulché, pues que vaya él mismo. Nosotros no vamos". El comandante Juan Luis Carranza explica que eso es lo que le contestaron los soldados afganos destinados en el campamento Hernán Cortés, en el valle de Darr-e-bum, cuando llegó a la base y les comunicó que su coronel les ordenaba que hicieran una operación al día siguiente en la peligrosa localidad de Kabulché, situada al sur del valle.

Decenas de militares españoles se habían desplazado hasta Darr-e-bum para apoyar a los soldados afganos en la operación y ¿ahora ellos no querían ir? Argumentaron que no disponían de suficientes efectivos, y que nadie les había informado de que tendrían que meterse en la boca del lobo al día siguiente. Había sido imposible contactar con ellos antes por teléfono móvil o radio.

 foto: Mònica Bernabé.

"No es preocupéis, ISAF entrará a Kabulché con vosotros", relata Carranza que contestó a los soldados afganos para evitar que la 'operación Goshawk' -así la bautizaron los españoles- se fuera al garete después de todos los esfuerzos realizados. "ISAF" significaba las tropas españolas, porque las estadounidenses no se habían presentado aunque en teoría debían participar, y allí no había nadie más.

Efectivos de la Brigada de Infantería Ligera Aeorotransportable (Brilat) iniciaron los movimientos a las seis y media de la mañana y se desplegaron con ametralladoras medias y ligeras, lanzagranadas y fusiles de precisión en lo alto de las colinas que rodean el pueblo de Kabulché. Subieron a pie con todo a cuestas: con el armamento, pero también con munición, palas y sacos terreros para cavar posiciones de defensa. Quien menos llevaba veinte kilos encima. Desde la lejanía, parecían hormiguitas ascendiendo trabajosamente un desnivel de 200 metros.

El comandante Carranza y otros asesores militares españoles se adentraron en Kabulché con el Ejército afgano, que aportó once soldados a la operación. Once. Menos de una docena para una intervención en que decenas de militares españoles se movilizaron. En la entrada del pueblo, ya se oyó el primer disparo y españoles y afganos se agazaparon detrás de muros de adobe. Pero no, resultó ser una falsa alarma.

"¿Cómo que no quieren seguir? ¡Pero si casi no hemos entrado en el pueblo! Diles que continúen", se quejó Carranza, porque a los pocos minutos los soldados afganos ya querían dar media vuelta e irse de Kabulché. "Adelantaros, adelantaros vosotros", insistía el comandante, intentando que los militares afganos abrieran camino y mantuvieran una cierta distancia con los asesores españoles porque, según el proceso de transición, las fuerzas de seguridad afganas deben liderar las operaciones y dejar de ir a remolque de las internacionales. Pero los militares afganos se hacían los remolones, como el niño que está aprendiendo a andar y no quiere soltarse de la mano de la madre.

Intercambio de tiros 

 

De repente, una tromba de disparos se oyó en las alturas. Las tropas españolas situadas en las colinas abrieron fuego con todo su arsenal para responder a la insurgencia que empezó a disparar al ver su territorio amenazado. Los niños que hasta entonces correteaban por Kabulché desaparecieron de repente y el Raven -el avión español no tripulado y dotado con una cámara- recibió dos impactos de bala y se precipitó al suelo. "¡Bum!", resonó alto y fuerte en el valle. Los españoles lanzaron una granada de mortero de 81 milímetros con el innovador mortero embarcado. El intercambio de tiros se inició de nuevo hasta que ¡bum!, otra granada de mortero cayó y se hizo un silencio casi automático. El comandante Carranza dio orden de replegarse. Los combates cesaron en las alturas, pero empezaron después en el valle de Piwar, al otro lado de Kabulché.

"Os felicito. ¡Habéis cumplido vuestra misión!", el teniente coronel José Ramón Pérez, al mando de la operación, exclamó con orgullo, ya de vuelta en el campamento de Moqur ante decenas de militares españoles agotados y sucios, tras horas de viaje, pegar tiros, comer poco y dormir al raso.
El comandante Carranza también hizo una valoración positiva de la operación. Aunque pocos, los soldados afganos consiguieron adentrarse en Kabulché. Una vez más los militares llegaban más allá. Lo malo es que no les acompañaba el Gobierno afgano. La imagen de la extrema pobreza en Kabulché, abandonado de la mano de Kabul, dejaba un sabor agridulce.


fuente: El Mundo

ANTECEDENTES: Operaciones españolas en Afganistán: la eterna avería.


* Estamos en Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …

24h en un portaaviones americano (III): dependencias aéreas

En el post anterior os expliqué cómo funcionaban las operaciones aéreas en un portaaviones, en este post os hablaré de otros espacios relacionados con la actividad de vuelo.
Ready rooms
En estas salas, un nivel por debajo de la cubierta, es donde los escuadrones preparan sus misiones, reciben sus briefings y rellenan su papeleo antes y después de cada vuelo. Cada Escuadrón tiene su sala, decorada según sus colores y demás señas de identidad.

En ellas hay comodas sillas asignadas a cada piloto, grandes tablones blancos donde se escriben los planes del día y las misiones, así como un par de pantallas donde se puede ver, en directo, la actividad de la cubierta en blanco y negro. Todos los despegues y aterrizajes se graban en vídeo y pueden ser vistos a través de estas pantallas, que por lo general están disponibles en todas las estancias que tienen relación con las operaciones aéreas así como en el despacho del Comandante y similares.
Al entrar a la derecha encontramos una oficina donde real…