Ir al contenido principal

Ceremonia de despedida del portaaviones 'Príncipe de Asturias' (R-11), el 6 de febrero en Rota.

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) - 

La Armada despedirá a su portaaviones, el 'Príncipe de Asturias', el próximo 6 de febrero en Rota (Cádiz), desde donde partirá hacia el Arsenal de Ferrol para su desarme y distribución del material, y donde se procederá a la subasta pública a partir de finales del mes de junio, que previsiblemente dará lugar a su desguace.

Según han indicado a Europa Press fuentes militares, está previsto que la ceremonia de despedida del 'portaaviones', el mayor buque de la Armada, tenga lugar el 6 de febrero. Tras 24 años de servicio en las Fuerzas Armadas, las restricciones presupuestarias han impedido alargar su vida útil, ya que su puesta a punto hubiera requerido 100 millones de euros.


La Armada cuenta ya con un 'plan de desactivación', cuya primera fase comenzó hace unos meses en la Base Naval de Rota. En esta fase previa de inmovilización, se ha elaborado un listado de sistemas, equipos y materiales con los que contaba el buque insignia de la Armada Española.

En estos meses también se han desembarcado los repuestos y pertrechos que no son indispensables para la seguridad y el tránsito de Rota a Ferrol, la munición, el combustible no necesario para la navegación, el material patrimonial así como el del Arma Aérea y las embarcaciones menores.

Una vez finalice esta fase, el 6 de febrero tendrá lugar la ceremonia de despedida y el 'Príncipe de Asturias' iniciará su última navegación hacia Ferrol, con una dotación reducida, de unas 220 personas. El resto dejarán ya de pertenecer a la dotación del buque.

DESARME EN FERROL PARA AHORRAR

Según informa este viernes en un comunicado, la Armada consideró que el Arsenal de Ferrol era "el lugar idóneo para el desarme" dada "la disponibilidad del muelle, la capacidad de desmilitarización y la disminución de costes".

En la segunda fase, conocida como como "período de desarme y valoración", cesará la actividad operativa y, con una dotación reducida, se procederá a la clasificación de los sistemas, equipos y materiales como 'útiles' o 'inútiles'. Los equipos 'útiles', bien se desmilitarizarán o bien se desmontarán y retornarán a la cadena logística.

Esta fase se llevará a cabo previsiblemente entre principios de febrero y finales de junio de 2013. A la llegada a Ferrol, la dotación desembarcará material, equipos, repuestos, documentación técnica y planos no desembarcados en Cádiz.


A partir del mes de marzo está prevista una nueva reducción de dotación para realizar labores de custodia y finalización de posibles trabajos no realizados.

Finalmente, a partir de finales de junio empezaría la fase de distribución del material útil. Tras concluir la fase de distribución, se pasará al período de valoración y subasta pública. 

Según han explicado a Europa Press fuentes militares, lo previsible es que el comprador interesado, en el caso de que surja, destine el portaaviones a su desguace, para la venta del metal.  

En algunas ocasiones, también se combran buques desarmados y desmilitarizados para su utilización como blancos en ejercicios de tiro, aunque, en este caso, el final "más probable" del portaaviones es el desguace. La Armada espera un comprador interesado que les ahorre el coste de este proceso.

El 'Príncipe de Asturias', con base en Rota, fue botado en los astilleros de la antigua Bazán, en Ferrol, y entregado a la Armada el 30 de mayo de 1988 y contaba con una capacidad aeronaval máxima de 29 aeronaves.

Con su despedida, la Armada española dirá así definitivamente adiós en las próximas semanas a su único portaaviones, un buque emblemático con el que España entró en el 'selecto grupo de Marinas de guerra con Portaaviones'.


fuente: Europa Press.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…