sábado, 19 de enero de 2013

Comienza el LXXXIV Crucero de Instrucción del Buque 'Juan Sebastián de Elcano'.

Vida a bordo, 16 de enero de 2013

¡Hasta julio Marín!

A las 1900 horas del día 17 de enero dejamos Marín, ya no será hasta el 12 de julio cuando volvamos al muelle de torpedos de la Escuela Naval Militar. Por entonces los Guardias Marinas ya llevarán 6 meses a bordo y ese día habrá finalizado su Crucero de Instrucción, el que será el número LXXXIV desde la entrega del buque-escuela a la Armada.

Esta navegación que nos atañe, es un proyecto piloto que consiste en realizar un periodo de formación-teórico-práctico mediante un embarque de un mes a bordo del ‘Juan Sebastián de Elcano’ para los Guardias Marinas de la promoción 414 de Cuerpo General y de la 144 de Infantería de Marina y los Aspirantes a Cabo Primero y Cabo de la Escuela de Maniobra y Navegación de La Graña.


Tras desatracar a las 12 de la mañana del citado día, los remolcadores nos acompañaron hasta cruzar el puente Carranza. Como viene siendo costumbre al paso del puente se realizaron pitadas de saludo por parte del buque, que fueron respondidas por los operarios del puente, accionando también su bocina.

Una vez dejamos la Tacita de Plata por babor, pusimos rumbo en demanda del cabo de San Vicente en Portugal, para así iniciar el tránsito de subida a Marín. Tras cinco meses sin apenas navegar se hace un poco raro volver otra vez a la dinámica habitual de las navegaciones, pero poco a poco con el transcurso de las horas la dotación se adapta nuevamente a las peculiaridades y al ritmo de la vida a bordo.

 La verdad es que  el tiempo también nos acompaña en estos primeros dos días, más propio casi de primavera que de invierno, aunque el mal tiempo no tardó en aparecer.


En nuestra tercera singladura, se empezaron a notar los primeros cambios meteorológicos, ya que comenzó una incómoda mar de fondo del Noroeste de hasta 3 metros de altura, y también comenzó a arreciar el viento. Esto último nos dio la posibilidad de izar el aparejo de cuchillo y poder navegar a mixta cosa que la dotación agradeció, ya que mantenía la plataforma más estabilizada frente a la mar.
Debido a la previsión meteorológica, que no era nada halagüeña para las costas de Finisterre, se decidió aumentar la velocidad, para estar fondeados el día 12 por la tarde y así guarecernos del temporal. En nuestra entrada a la ría de Pontevedra, logramos una velocidad de ¡12 nudos a vela!, debido a la llegada de un chubasco con rachas de viento hasta temporal.

Estas horas de fondeo sirvieron para realizar ensayos de saludo a la voz, que es un procedimiento que se sigue en el ‘Elcano’ y en el resto de buques de la Armada cuando se rinden honores a una autoridad. A bordo cuando se realiza saludo a la voz se cubren con gente la jarcia de forma ordenada y se rinden honores a la autoridad.

También el fondeo sirvió para aferrar las velas que se usaron durante la navegación. De esta forma se pliega la vela formando paños superpuestos unos de otros y que hacen que la vela quede recogida de una forma más vistosa.

El día 14 tras levantar el fondeo con las primeras luces del alba, estuvimos navegando por la ría realizando varios ejercicios. No fue hasta las 18.30 cuando enfilamos la bocana de la Escuela Naval, acompañados por remolcadores, y pudimos observar a las diferentes brigadas de alumnos, realizar sus actividades cotidianas en la explanada de la Escuela, mientras realizábamos la atracada en el muelle de torpedos. Una vez allí fuimos recibidos por el Capitán de Navío Comandante-Director de la Escuela Naval.


Allí en el muelle nos observaban expectantes los Guardias Marinas de 2º, cargados de maletas, que esperaban para comenzar a embarcar sus equipajes y tomar posesión de su sollado. Aunque el embarque oficial no fue hasta el día siguiente, los Guardias Marinas tomaban ya su primer contacto con el buque.

Sobre las nueve de la mañana del día 15 los alumnos formaron en toldilla, junto con los dos oficiales de la Escuela Naval que les acompaña durante este crucero. Fueron recibidos por el Sr. Comandante, el Segundo y el Jefe de Estudios. Una vez hecha la presentación rompieron filas y se dirigieron hacia la camareta de Guardias Marinas donde el Sr. Comandante les dedicó unas palabras de bienvenida.

Tras la presentación oficial comenzaron las conferencias a los Guardias Marinas sobre el régimen de vida a bordo, normas de régimen interior, guardias,  deberes y responsabilidades, etc.

Sobre las 11.00 de la mañana llegaron los 37 alumnos de la Escuela de La Graña, junto con 2 suboficiales y un Comandante de Brigada que les acompañarán en este viaje. Fueron recibidos por el Jefe de Estudios, y tras una breve presentación, comenzaron a cargar maletas a bordo para acomodarse en sus nuevos sollados.

Tras este devenir de maletas y enseres comenzaron una serie de conferencias explicativas sobre el régimen de guardias y vida a bordo que deberán seguir estos alumnos durante el mes de estancia a bordo.

El día 16, después del ocaso, el buque estaba listo para salir a la mar. Al toque de Babor y Estribor de guardia, el personal ocupó sus puestos para comenzar la maniobra. Los alumnos, ilusionados por su primera salida a la mar, observaban desde su puesto la maniobra sin perder detalle.

La maniobra, realizada con el apoyo de remolcadores, nos despegó del muelle, y nos reviró hasta salir de la dársena de la Escuela Naval. El buque estaba listo para dar avante, y comenzar la primera singladura hacia Casablanca, y para muchos sin duda alguna comenzaba también la primera en el ‘Juan Sebastián de Elcano’.


fuente: Armada española.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada