Ir al contenido principal

El 'Cantabria' y los 146 miembros de la dotación ya navegan rumbo a Australia.

El buque de aprovisionamiento de combate (BAC) ‘Cantabria’ ha partido esta mañana desde la Estación Naval de La Graña, en Ferrol (La Coruña), rumbo a Australia, para desplegarse a mediados de febrero junto a la Marina de este país durante un período de nueve meses.

En una ceremonia celebrada a bordo del barco, presidida por el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Jaime Muñoz-Delgado, se ha despedido a la dotación. El buque permanecerá durante el año 2013 fuera de su base, entre el despliegue y los tránsitos.


El despliegue del ‘Cantabria’ permitirá a la Armada operar en un escenario de marcado interés estratégico, mejorar el adiestramiento del buque y su dotación a unos niveles muy superiores a los que permite el actual escenario de restricciones presupuestarias, y poner a prueba los mecanismos de apoyo a despliegues de larga duración.

Por su parte, la cooperación del barco español sirve a la Real Marina Australiana para aumentar su adiestramiento y evaluar las capacidades del ‘Cantabria’ con vistas al reemplazo de sus buques de apoyo logístico, por lo que este despliegue permitirá una detallada evaluación de sus capacidades como posible candidato al programa de obtención de los futuros buques de aprovisionamiento australianos.


Para afrontar este largo despliegue con garantías, el ‘Cantabria’ se ha sometido a un intenso alistamiento, incluyendo un periodo de inmovilización en dique y sus correspondientes pruebas de mar en aguas de Ferrol. Posteriormente el buque se trasladó a la Base Naval de Rota para efectuar adiestramiento apoyado por el Centro de Evaluación y Valoración para el Combate, completar las certificaciones pendientes y comprobar el correcto funcionamiento de equipos y sistemas.

Declaración de Intenciones
El 3 de julio de 2012 los Jefes de Estado Mayor de la Marina australiana, vicealmirante Griggs, y de la Armada, almirante general Rebollo, firmaron en Madrid una Declaración de Intenciones con el que se ampliaba la cooperación existente entre ambas marinas más allá del ámbito industrial, contemplando el desarrollo de actividades operativas.


En este documento se estableció el marco general para permitir el apoyo mutuo en despliegues y otras actividades. La Declaración no fue una mera expresión de buena voluntad, sino que tuvo una aplicación práctica casi inmediata con el acuerdo del presente despliegue.

El pasado 5 de noviembre finalizó el trámite de aprobación y firma por parte de los Jefes de Estado Mayor de la Armada y de la Marina australiana del Proyecto de Acuerdo que permite el despliegue del ‘Cantabria’ a Australia durante el 2013, y que detalla los aspectos operativos, logísticos, de apoyo al personal y financieros del mismo.

El personal a bordo
Para esta misión, el buque contará con una dotación de 146 hombres y mujeres. Por empleos, estos son 21 oficiales (incluyendo al Comandante), 24 suboficiales, 25 cabos primeros, 16 cabos y 60 marineros. Del total, han embarcado un oficial médico, un suboficial y siete cabos y marineros en comisión de servicio. Durante el año se prevén dos períodos de relevo de dotación.


Además del personal militar español, durante el tránsito a Sidney embarca un contingente de doce miembros de la Marina australiana, que se integrarán plenamente en el ‘Cantabria’ para empezar así su ambientación en la plataforma y su adiestramiento en el manejo de los equipos.

En la elaboración del acuerdo para el despliegue del ‘Cantabria’ en Australia se han tenido especialmente presentes las medidas de apoyo al personal. Para ello, se ha constituido una Unidad de Apoyo Logístico y Mantenimiento en Sidney, que entre otras cosas se encargará de este cometido.




fuente: Armada española.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…