Ir al contenido principal

El 'Relámpago ya navega por el Golfo de Guinea.


El Buque de Acción Marítima (BAM) "Relámpago" navega ya en aguas del Golfo de Guinea, rumbo a Nigeria, una de las zonas calientes del planeta y clave para nuestra seguridad energética: el 25% del gas y el 10% del petróleo que importa España procede de las costas de nigerianas.

Precisamente esta nueva zona caliente de la piratería se ha convertido en prioritaria para la seguridad española, así lo dicta también la nueva Directiva de Defensa Nacional, presentada el pasado verano por el ministro Pedro Morenés. Según el International Maritime Bureau, "la piratería en el Golfo de Guinea se está convirtiendo cada vez más peligrosa (34 incidentes desde enero a septiembre de 2012), con un área de acción en Benin y Togo", además de Nigeria. Hay que recordar que fue en las cercanas aguas de Togo, a 200 millas marinas al sureste de Lomé, donde en septiembre de 2011 fue secuestrado el petrolero "Mattheos I", liberado tras once días de secuestro en los que los piratas aprovecharon para hacerse con un botín aproximado de 7.500 toneladas métricas de gasoil (propiedad de la empresa Consultores de Navegación).

Los ataques tienen habitualmente patrones cada vez más violentos, planeados para sustraer el petróleo que se transporta hacia Europa y fácilmente vendible en el mercado africano de estraperlo. Un ejemplo: "Togo reportó más casos de secuestros el pasado año que los cinco anteriores juntos".

La comunidad internacional ha de permanecer atenta a la evolución del problema en esta otra costa occidental africana si no quiere que se vuelva a repetir ataques "tipo Somalia": secuestro con petición de rescate, algo que todavía no ha acontecido en el Golfo de Guinea. 

mapa.jpg

Bien es cierto que en esta zona occidental africana (salvo el caso de Guinea Bissau) la probabilidad de que un Estado se convierta en fallido es menor, pero esto es África. Los procesos en materia de seguridad son impredecibles. EE.UU., Francia y Reino Unido ya tienen presencia en la zona. De ahí que España, no deba perder la vista a esta zona estratégica.

Volvamos a la misión española. El "Relámpago" (P-43), al mando del capitán de corbeta Antonio González del Tánago, zarpó en agosto desde Rota hacia las costas de Somalia, donde por primera vez la Armada desplegaba este tipo de patrulleros oceánicos en el contexto de la Operación Atalanta. Con el nuevo año (y habiendo participado anteriormente en un ejercicio en el Golfo Pérsico y pasado por Sudáfrica, Namibia o Angola) el "Relámpago" ya se adentra en otro de los momentos clave de su misión, antes de regresar el próximo mes a su base de Rota: el puerto nigeriano de Lagos. 

Después tocará el turno de Costa de Marfil, Mauritania y Cabo Verde, países claves también para la seguridad española (tráficos ilícitos e inmigración ilegal incluida). En apenas seis meses se habrán adentrado en el Mediterráneo, canal de Suez, Golfo de Adén, realizado su misión en Atalanta y navegado por toda África. 

relampago.jpg

Esta misión, además de un componente "comercial" (el BAM es uno de los productos más novedosos de la industria naval española), el interés español por la costa occidental de África es creciente. Prueba de ello son las participaciones de la Armada en otro tipo de misiones conjuntas con otras armadas como la estadounidense, hablamos del African Partnership Station.

Patrulleros como el "Vencedora", "Centinela" y "Cazadora" han participado el los dos últimos años en una iniciativa que quiere fortalecer las armadas de los países de la zona para evitar situaciones de inseguridad marítima. También infantes de Marina instruyendo a marinos de esos países aricanos.

Golfo de Guinea y Sahel también. Retengan esas dos zonas geográficas porque en los años venideros quizás sea donde España se juegue parte de su seguridad. Y ahora el "Relámpago" y sus 76 marinos se encuentran en el epicentro del problema. El 1 de febrero se le espera en su base de Las Palmas.


fuente: ABC

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…