Ir al contenido principal

La Armada fija como prioridad la adquisición de 5 fragatas F-110 y 5 BAM.

El almirante jefe del Estado Mayor de la Armada (Ajema), Jaime Muñoz-Delgado, rubricó el pasado 27 de diciembre las líneas generales de la Marina para los «próximos años».

En el documento, donde se explicita que la crisis y los recortes presupuestarios afectan a toda la estructura de la Armada, el quinto epígrafe fija como prioridad «preservar la capacidad operativa de la Flota del futuro mediante los correspondientes planes de renovación».

Destaca el Ajema que tras hitos recientes como la finalización del alistamiento del Juan Carlos I o la entrada en servicio del Cantabria, «la Armada debe continuar mirando al futuro, lo que implica adquirir nuevas unidades de forma responsable y ordenada». Continúa: «Por ello, las prioridades de la Armada deben centrarse en adquirir cinco unidades de la nueva serie de fragatas F-110 para sustituir a las fragatas clase Santa María», estas últimas con base en Rota. También, entre otros puntos, «adquirir una segunda serie de unidades BAM, tres en versión patrullero, uno de versión salvamento y rescate de submarinos, uno en versión Investigación Oceanográfica».

Equilibrio de la Flota
Explicita Jaime Muñoz-Delgado, de este modo, que el futuro de la Armada y del equilibrio de la Flota pasa por la ejecución de esa clase F-110, que como sus predecesoras, las F-100, se fabricarían en los astilleros de Navantia en la ría de Ferrol. Eso sí, no se marca ningún tipo de plazo ni presupuesto para la puesta en marcha de esos pedidos. Según las primeras previsiones, entrarían en servicio a mediados de la década del 2020.

En otras palabras, la construcción del primer buque de esa nueva serie no se trata, ni mucho menos, de un encargo próximo en el tiempo que vaya a aliviar la caída laboral en el sector naval local. Sí queda determinado, no obstante, que la Armada fía sus capacidades operativas futuras a su ejecución. Y, además, agrega que «en todos estos desarrollos se procurará, en lo posible, impulsar la industria nacional del sector naval», en referencia a los astilleros.

La crisis
En esas líneas generales para los próximos años, el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada hace referencia constante a los problemas derivados de la situación monetaria.

Remarca que la crisis económica «supone un enorme reto para España y, en consecuencia, para la Armada». Añade que «la crisis implica una reducción de presupuestos y tiene un impacto directo en la actividad y preparación de la Fuerza y, por tanto, en la motivación de las personas. Obliga a un control exhaustivo del gasto y a priorizar la asignación de los recursos».

En ese marco, habrá unidades en «alto nivel de alistamiento» para hacer frente a las misiones en curso y «esto supondrá una disminución importante de la actividad de otras unidades».


fuente: La Voz de Galicia.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…