jueves, 31 de enero de 2013

Último 'vida a bordo' de la misión del BAM 'Relámpago'.

Vida a bordo, 31 de enero de 2013

Tras un tránsito algo “movidito” desde Cabo Verde, llegamos a Nouakchott, y apostaría algo a que todos y cada uno de nosotros hemos pensado en algún momento que era nuestro último puerto antes de llegar a España.  Las expectativas, en cuanto a posibilidades de ocio y esparcimiento no eran demasiado buenas, ya que no hay muchos sitios donde ir, añadiéndole además la posible intranquilidad de la población por el asunto de Mali.

Embarcaron tres militares mauritanos que han estado tres días a bordo colaborando en las labores de vigilancia marítima que hemos llevado a cabo en estas aguas. Una vez atracados el pasado lunes, han sido dos días escasos los que hemos estado en Mauritania.  Tras los trabajos de la mañana (los habituales en todos los puertos africanos que hemos visitado: adiestramientos varios a militares locales, visitas a diversas autoridades, etc.), se ha podido salir a la ciudad, para comer en algún restaurante, y pasar la tarde paseando por algún mercado, en especial el mercado del pescado.  Situado en plena playa, es todo un espectáculo visitarlo al atardecer, cuando cientos de embarcaciones tipo cayuco llegan hasta la orilla para desembarcar  el pescado conseguido durante todo el día de duro trabajo.  Se forman cadenas humanas para traer el pescado hasta la playa y de ahí en carritos hasta el mercado situado justo detrás, a escasos metros del agua.  Es todo un espectáculo de esfuerzo y colorido, quedando la playa invadida por las embarcaciones, alineados en la arena hasta donde se pierde la vista, hasta la mañana siguiente que volverán a salir a faenar.

Y tras el cóctel ofrecido por la tarde en la cubierta de vuelo para las autoridades y personalidades locales, salimos a la mar por última vez en este despliegue que comenzó allá en aquel lejano mes de agosto, y ponemos proa a Las Palmas.

Los comentarios y el sentimiento, común en todos nosotros, van en la misma dirección: tenemos ganas, mejor dicho, tenemos muchas ganas de llegar a España, a Las Palmas, a casa…

Han sido muchos meses, largos meses, de trabajo, de esfuerzo, de entrega, de compañerismo, de amistad…, de un largo etcétera de vivencias, buenas y malas, mejores y peores, pero que resumiendo (mucho no, muchísimo), nos han enriquecido como personas, como militares, como españoles.


Bueno,  pues como se suele decir: “en esta vida todo pasa y todo llega…”.  Y en este tan esperado momento de la vuelta a casa, ya sólo nos queda decir, como expresaba esta mañana nuestro querido doc:

¡ GAME OVER !


fuente: Armada española.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada