Ir al contenido principal

El Buque de Acción Marítima ‘Rayo’ zarpa de Cartagena para su incorporación a la operación Atalanta.

El buque de acción marítima (BAM) ‘Rayo’, con base en Las Palmas de Gran Canaria, ha partido esta mañana del Arsenal Militar de Cartagena para participar en la operación `Atalanta´ de lucha contra la piratería en el océano Índico.

El despliegue del ‘Rayo’, segundo buque de esta clase que participa en esta operación, forma parte del compromiso adquirido por España en 2008, bajo bandera de la Unión Europea, en su lucha por mantener la seguridad en las aguas del Golfo de Adén y Somalia, protegiendo tanto al tráfico mercante como a los pesqueros que faenan en esas aguas.


Una vez finalizada esta operación, entre mayo y julio, efectuará un despliegue en la costa africana con escalas previstas en Tanzania, Mozambique, República Sudafricana, Namibia, Angola, Gabón, Nigeria, Costa de Marfil, Mauritania y Cabo Verde.

Esta iniciativa, en la que participa la Armada en colaboración con la Secretaría General de Política de Defensa y el Ministerio de Asuntos Exteriores, abarca un conjunto de actividades en los países de África Occidental y Golfo de Guinea, zona de creciente interés para España, para contribuir al Plan de Diplomacia de la Defensa.


En total, el buque permanecerá más de cinco meses fuera de su base.

El ‘Rayo’, al mando del capitán de corbeta Rafael Hernández Rodríguez, es el segundo de los Buques de Acción Marítima de la clase ‘Meteoro’, configurados como patrulleros oceánicos.

El buque, que entró en servicio el pasado 14 de mayo, efectuará el despliegue en el Índico con 84 marinos, entre la dotación, el personal de apoyo al helicóptero AB-212 embarcado y los Infantes de Marina del Equipo Operativo del Tercio de Levante.



fuente: Armada española.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…