Ir al contenido principal

El 'Rayo' P-42 hace escala en la base de Souda Bay (Grecia) de camino al Índico.

Vida a bordo, 21 de febrero 2013

Escribimos estas líneas, dos horas más tarde de la retirada de babor y estribor de guardia para la salida de la Base de Souda Bay, donde rellenamos el combustible necesario para proseguir nuestra navegación y disfrutamos de 24 horas de descanso. 

La base de Souda Bay es una base conjunta de Grecia, Estados Unidos y OTAN, situada a cierta distancia de las ciudades más próximas y que poco tiene  que ver con nuestra Base de Rota. Es mucho más pequeña y se reduce a la zona portuaria con una cafetería, espacios deportivos y poco más; consecuentemente, casi todos, al finalizar el relleno de combustible, nos fuimos hacia las cercanas poblaciones de Souda y Chania.


En esta ocasión, el pueblo de Chania, y la base aérea donde se encuentra el Navy Exchange de la US NAVY, fueron los lugares preferidos para disfrutar de nuestro merecido día de descanso. Para ello dispusimos de un autobús, que viajó sin descanso durante toda la jornada por una carretera que a más de un compañero del Cuerpo de Infantería de Marina le trajo recuerdos de otras misiones como Líbano y Bosnia.

El Navy Exchange fue sin duda la estrella del puerto. La gran mayoría pasamos por allí para comprar las últimas cosas antes de entrar en zona de operaciones: pasta de dientes, gomina para los más presumidos, calcetines etc. Además de esos caprichos que se tiene que dar uno de vez en cuando: “No me pude resistir ante esas gafas de sol”.


Finalizamos nuestra estancia en el puerto griego, en un frío atardecer del día 21 de febrero, continuando con el tránsito hacia la ciudad egipcia de Port Said, inicio del Canal de Suez. Señal de que ya queda menos para iniciar nuestra participación en Atalanta. Es algo que se percibe en el ambiente. Y es que todos y cada uno de nosotros nos afanamos en ultimar la preparación tanto individual como colectiva en la creencia de que la mejor forma de alcanzar el éxito en el cumplimiento de nuestra misión pasa porque formemos un equipo sólido y sin fisuras, en el que cada miembro de la dotación cumpla sus obligaciones de forma responsable y en favor del objetivo común. Y hemos de decir bien alto que ya no somos dotación, EOS y UNAEMB sino el RAYO.


fuente: Armada española.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…