Ir al contenido principal

La Brigada Paracaidista salta con el Ejército estadounidense.

Aprender el uno del otro en una caída de más de 12.500 pies. Ése es el propósito que 19 militares de la Compañía de Reconocimiento Avanzado (CRAV) han perseguido los días 29, 30 y 31 de enero, en las sesiones de lanzamiento de apertura manual que por primera vez organiza el Ejército de Estados Unidos en la base aeronaval de Rota, en Cádiz.

Uno de los lanzamientos realizados en las sesiones
Uno de los lanzamientos realizados en las sesiones (Foto:BRIPAC)

Los paracaidistas españoles, repartidos en dos equipos operativos, han realizado un total de 10 saltos en la modalidad de apertura manual desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde. Todos los saltadores estaban provistos de su equipo de combate y del paracaídas TPM-PLUS (un paracaídas táctico con 325 pies de superficie). Estas herramientas, junto con la pericia de la CRAV en los saltos a gran altura, han resultado ser la mejor combinación para completar el ejercicio con éxito.

Colaboración norteamericana
El Ejército estadounidense ha dispuesto una aeronave Hércules C-130J para realizar los saltos, en los que también han participado dos equipos de paracaidistas norteamericanos. Las jornadas no sólo han resultado de gran utilidad en la instrucción de los saltadores, sino un remarcable intercambio de procedimientos, técnicas y materiales entre los dos Ejércitos.

 Hércules estadounidense para los lanzamientos
Hércules estadounidense para los lanzamientos (Foto:BRIPAC)


El Ejército de Tierra sígue con su particular forma de publicar fotos, pequeñas y de baja resolución.


* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…