Ir al contenido principal

Defensa reduce las tropas en el exterior a niveles de los 90.


En el último Consejo de Ministros de 2012, el Gobierno autorizó un número máximo de 2.400 militares en el exterior, desplegados en las cinco misiones actualmente en curso: Afganistán, Líbano, operación Atalanta, Bosnia y Uganda. La cifra ya es la más baja de la última década, después de que en 2012 se haya reducido un 40% el contingente en el Líbano, se haya iniciado el repliegue en Afganistán y no se haya aprobado ninguna nueva misión. Pero a lo largo de este 2013, el objetivo de Defensa es reducirla mucho más.

En Afganistán, a partir de primavera comenzará el repliegue a gran escala, de tal manera que cuando termine este año España habrá finalizado las principales tareas que realiza en el país y habrá traído de vuelta a España a la mayoría del contingente actual. Y en Líbano, el objetivo es continuar con la disminución de efectivos con vistas a una salida total del país lo antes posible.

Por contra, en el horizonte no hay ninguna misión que pueda equipararse a éstas. El Gobierno ha aprobado dos contingentes para participar en el conflicto de Mali, pero se limitan a un avión de transporte Hércules en el caso del primero, y a un máximo de 50 instructores militares para entrenar al ejército maliense, en el segundo. En total, el número de efectivos en Mali rondará el centenar. Además, hay otra misión en fase de planeamiento en Turquía, a cuyo Ejecutivo se ha ofrecido la instalación de un hospital de campaña para los refugiados sirios que huyen de la guerra civil y en la que el contingente que se maneja, si es que finalmente se envía, es también muy reducido.

De esta manera, Defensa pretende que a finales de 2013 el único despliegue importante de las Fuerzas Armadas en el exterior sea el de la operación Atalanta de lucha contra los piratas somalíes. En este caso no se contempla por el momento una reducción de efectivos y España seguirá siendo uno de los principales soportes de la operación y comandándola al menos una vez al año, como ocurre en la actualidad.
Tropas autorizadas para 2013
Afganistán: 1.300
Bosnia: 25
Líbano: 660
Operación Atalanta: 395
Uganda: 20
Si se cumplen estos planes, cuando se inicie 2014 el número de militares en el exterior no superará los 1.500 y tenderá a acercarse a 1.000. Con ello, las Fuerzas Armadas se remontarán a la presencia internacional que tenían en los años 90, cuando España mantenía un único contingente importante de unos 1.200 soldados en Bosnia. Estarán así muy alejadas de los niveles de la última década y media, en la que los sucesivos gobiernos se han movido en torno a los 3.000 militares en el exterior.

La principal razón de este repliegue general es estratégica y no incumbe sólo a España. El giro de la política militar de EEUU impulsado por Barack Obama supone reducir el número de militares sobre el terreno y centrar los esfuerzos en la disuasión, la inteligencia y la diplomacia. El resto de los aliados ha ido detrás de estos nuevos parámetros, muy alejados de los de la era Bush, y España no ha sido una excepción.

La Guerra de Libia en 2011 y lo que se planea hacer en Mali en 2013 son buenos ejemplos de los nuevos tiempos. En el primer caso, se apoyó a los rebeldes en contra de Gadafi por mar y aire, pero con la máxima de no poner un pie en tierra y con un objetivo claro: derrocar al dictador y dejar la reconstrucción del país a los ciudadanos libios. En Mali, un grupo de países europeos, liderado por Francia y que incluye a España, tiene previsto apoyar a fuerzas africanas para que éstas intervengan en el norte del país, pero sin enviar tropas de combate.

Reducción del gasto

La segunda razón de la disminución de efectivos es inevitablemente económica. El gasto en misiones internacionales se ha disparado en España en los últimos años por encima de los 750 millones de euros anuales, una cifra que Defensa espera poder reducir significativamente.

Por supuesto, este cambio puede verse arruinado por la realidad internacional, que puede obligar a los aliados a renunciar a sus expectativas de apostar por otros instrumentos para mantener la paz y la seguridad. No hay que olvidar que España aterrizó en Afganistán en 2002 con 350 efectivos para realizar labores logísticas y una década después tenía 1.521 militares luchando contra los talibán en la provincia de Badghis, uno de los lugares más inhóspitos y remotos del mundo. La situación en el norte de Mali podría degenerar y la acción de las fuerzas africanas ser insuficiente, y lo mismo podría ocurrir en Libia o en Siria, mientras que la amenaza de Irán sigue estando presente. Eso sin contar con la posibilidad de que el terrorismo internacional vuelva a actuar y provoque una nueva reacción militar aliada.

Sin embargo, muy grave tendría que ser la crisis para que España y el resto de aliados volvieran a implicarse en una guerra con grandes contingentes. Hoy en día, la realidad es que es muy improbable que se repita una misión como la de Afganistán, en la que más de 50 países han estado colaborando durante más de una década con decenas de miles de tropas sobre el terreno en la lucha contra radicales islámicos y en la reconstrucción de todo un país.
Bosnia y Kosovo
Las Fuerzas Armadas españolas se estrenaron en misiones internacionales en los Balcanes, primero en Bosnia (1992) y después en Kosovo (1999).
Afganistán e Irak
La guerra contra el terrorismo internacional tras el 11-S llevó a España a Afganistán (2020) y a Irak (2003), iniciando una era de grandes despliegues.
En todo el mundo
La participación en misiones llevó tropas españolas al Líbano, Haití, Pakistán, Somalia, Libia, Chad...


fuente: El Mundo.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …

24h en un portaaviones americano (III): dependencias aéreas

En el post anterior os expliqué cómo funcionaban las operaciones aéreas en un portaaviones, en este post os hablaré de otros espacios relacionados con la actividad de vuelo.
Ready rooms
En estas salas, un nivel por debajo de la cubierta, es donde los escuadrones preparan sus misiones, reciben sus briefings y rellenan su papeleo antes y después de cada vuelo. Cada Escuadrón tiene su sala, decorada según sus colores y demás señas de identidad.

En ellas hay comodas sillas asignadas a cada piloto, grandes tablones blancos donde se escriben los planes del día y las misiones, así como un par de pantallas donde se puede ver, en directo, la actividad de la cubierta en blanco y negro. Todos los despegues y aterrizajes se graban en vídeo y pueden ser vistos a través de estas pantallas, que por lo general están disponibles en todas las estancias que tienen relación con las operaciones aéreas así como en el despacho del Comandante y similares.
Al entrar a la derecha encontramos una oficina donde real…