Ir al contenido principal

El BIO ‘Hespérides’ finaliza la Campaña Antártica con el cierre de las bases españolas.

El buque de investigación oceanográfica ‘Hespérides’ completó el pasado martes el cierre de las bases antárticas españolas (BAE) ‘Juan Carlos I’ y ‘Gabriel de Castilla’. El buque ha cruzado durante estos días el Mar de Hoces, también conocido por Paso de Drake, el más tempestuoso del mundo, en demanda del puerto argentino de Ushuaia.

Desde que partiera de su base en el Arsenal Militar de Cartagena el pasado 13 de noviembre, ha navegado 15.200 millas náuticas y ha consumido más de 600.000 litros de combustible. Se han transportado 50 toneladas de material y víveres a las BAE y trasladado a personal de nueve nacionalidades diferentes, efectuándose más de 200 barqueos y 29 fondeos.


Durante esta campaña ha visitado, además de las españolas, las bases internacionales de ’Maldonado’ (Ecuador), ‘Frey’ (Chile), ‘Carlini’ (Argentina), ‘Artowski’ (Polonia), ‘Artigas’ (Uruguay), ‘O’Higgins’ (Chile), ‘Primavera’ (Argentina), ‘S. Kliment Ohridski’ (Bulgaria), ‘Decepción’ (Argentina) y el Campamento Temporal Internacional ‘Byers’.

Como hitos de navegación de esta campaña, el ‘Hespérides’ ha atravesado cuatro veces el Paso de Drake y 16 veces los Fuelles de Neptuno, la estrecha y peligrosa entrada a la Isla Decepción. Además, este año se ha celebrado el 25º aniversario de la BAE ‘Juan Carlos I’.

Desde el punto de vista científico, se han realizado tres proyectos de investigación a bordo y se ha recuperado con éxito los equipos científicos que se fondearon en la pasada Campaña Antártica 2011-2012.

El pasado 23 de febrero, al finalizar el proyecto ‘SCAN 2013’, el buque se dirigió a la Isla Decepción, donde procedió a la carga de material y residuos de la BAE ‘Gabriel de Castilla’. Simultáneamente llevó a cabo un proyecto de investigación para el estudio de los sedimentos dentro del cráter del volcán que forma la isla.


Tras un sencillo acto de arriado de bandera en la base ‘Gabriel de Castilla’, puso rumbo a la Isla de Livingston, donde se encuentra la base ‘Juan Carlos I’. Durante la mañana del día 26, terminó la carga de material a bordo y efectuó el embarque del personal de la base.

Una vez concluido el cierre de las bases españolas el ‘Hespérides’ realizó las últimas labores logísticas en el archipiélago de las Shetlands del Sur.

Proyectos científicos durante el regreso a España
Tras el fin de la parte antártica de la campaña, el buque tiene previsto realizar un proyecto científico en el fiordo chileno de Aisen. Como parte de él, se tomarán muestras de sedimento para identificar los deslizamientos de ladera que generó un tsunami en esa zona en 2007.

Durante los dos meses de regreso a España, se llevarán a cabo dos proyectos simultáneos. En uno de ellos se investigará la absorción de dióxido de carbono en el Océano Atlántico; en el otro, se examinarán los mecanismos que impiden la remineralización total del carbono orgánico disuelto en los sistemas marinos.


Características del buque
El ‘Hespérides’ es el único buque español diseñado para efectuar investigación científica multidisciplinar en todos los mares y océanos del planeta, lo que hará posible el adecuado desarrollo de las investigaciones científicas previstas. 

Tiene una dotación 55 marinos, bajo el mando del Capitán de Fragata Jaime Cervera Valverde. Además, puede alojar hasta 37 científicos y técnicos.

En el período 2010-2011, el buque participó en la ‘Expedición Malaspina’, circunnavegando por primera vez el globo de oeste a este. La campaña duró siete meses y se tomaron más de 40.000 muestras científicas.

En el año 2007 participó por primera vez en una campaña científica en el Ártico, ATOS 07.


fuente: Armada española.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…