Ir al contenido principal

El temporal azota la navegación del Juan Sebastián Elcano que llegará con retraso a Canarias.

Vida a bordo, 5 de marzo

Tal y como ya se relató en nuestro anterior “vida a bordo”, el día 3 de marzo se preparó el buque para afrontar las duras condiciones que nos iban a imponer la mar y el viento durante las siguientes horas. El “Juan Sebastián de Elcano” se alistó para el temporal tanto en interiores, como en exteriores. En interiores, se trincaron todos los muebles con cabos para que no se desplazasen, se hizo lo propio también con las televisiones, ordenadores, libros, menaje de cocina, etc. Todo para evitar la rotura del material de abordo. También en exteriores se trincaron los botes de los costados con una randa de refuerzo y se instaló una barloa de mal tiempo en la banda de babor. Se alistó la configuración de aparejo más idónea para capear el temporal que eran los triángulos de capa, durante la tarde se dieron los del mayor popel y el mesana, además de darse el cangrejo trinquete antagallado en segunda faja.

El temporal que está azotando las islas Canarias durante estos días, nos sobrevino en la madrugada del 3 al 4, pero ya preparados para afrontarlo. El viento comenzó a arreciar hasta temporal y rolar hacia el SSW, la mar también hizo lo propio y aumentó a muy gruesa. Al amanecer el buque estaba inmerso en la tempestad que barría nuestra zona. Viento y mar impactaban contra la proa del “Elcano” lo que hacía que la velocidad de avance disminuyera por debajo de 3 nudos. Ni las velas de capa ni el motor nos proporcionaban mayor empuje que el descrito.


Como nuestra velocidad era ínfima, el Sr. Comandante decidió hacer por el momento rumbos de componente hacia poniente, con la intención de ganar barlovento y así durante la tarde poder virar a rumbo sur para continuar navegando cerca de costa, en aguas con menor profundidad para buscar algo de resguardo a la mar y así poder aumentar la velocidad. A primera hora de la mañana el Comandante habló con el Mando de la Fuerza de Acción Marítima (de quien depende el buque dentro de la estructura orgánica de la Armada) para adelantarle que veía muy difícil llegar en la fecha prevista al puerto de destino en Las Palmas, debido a las condiciones meteorológicas tan adversas. De igual forma habló con el Mando Naval de Canarias (que está coordinando el programa de actividades del buque en dicho puerto, coincidiendo con la tercera edición de la Feria Internacional del Mar) para avisarle de que sería necesario reajustar el calendario de acaecimientos en Las Palmas durante la estancia del barco en puerto.

Durante el día las condiciones siguieron prácticamente iguales, con un movimiento insistente en el que el “Elcano” atacaba las olas con la proa, que en muchas ocasiones al golpear con la mar se hundía ligeramente embarcando cientos de litros de agua en el castillo, que discurrían hacia popa cayendo por las escalas como un pequeño torrente hasta mojar la cubierta principal. El impacto de las olas contra la roda era tan fuerte que los rociones llegaban hasta el puente, mojando a los que se encontraban de guardia en esos momentos, ya que este puente a diferencia de otros se encuentra a la intemperie. No fueron pocas las veces que la diosa Minerva, el antiguo y bello mascarón de proa del “Elcano” acabó sumergida en las turbulentas aguas. Aún así el viejo bergantín-goleta emergía de cada golpe de mar y continuaba lentamente hacia su destino sin detenerse ante estos caprichos de la naturaleza, haciendo gala de sus excelentes condiciones marineras.


En ciertos momentos era difícil mantener el equilibrio, sobre todo en las zonas del buque que estaban más a proa, debido a los golpes mar. El poco personal que se atrevía a salir a cubierta tenía que realizar el tránsito por la banda de sotavento, ya que en barlovento, que es la banda por la que entra el viento, las olas no paraban de entrar y salpicar en cubierta. Las condiciones de mar eran tan duras que se estableció régimen de temporal por la tarde y se prohibieron los tránsitos por el alcázar y la toldilla. De hecho, como cocinar era prácticamente imposible, esa noche se repartió rancho en frío, sirviéndose bocadillos para toda la dotación.

Por la tarde se tocó “maniobra general” para virar por avante, cargar los triángulos de capa y dar el cangrejo del mayor popel. La intención del Comandante era intentar acercar el buque a costa lo máximo posible para disminuir los efectos de la mar e intentar ganar un poco de velocidad ya que con estas condiciones adversas y aunque se iba navegando a toda máquina nuestra velocidad de avance se reducía drásticamente, y las posibilidades de llegar a Las Palmas el día 7 eran cada vez menores.


Por la noche el viento se entabló en frescachón con ranchas de temporal, unos 72 kilómetros por hora y la mar era muy gruesa, había olas de hasta 6 metros. Comenzó a llover, incluso se podían ver en la lejanía nubes negras en el horizonte “escupiendo rayos” a la mar. Eran los famosos chubascos desfogando en nuestras proximidades.

Aunque al cambiar el rumbo y dar los cangrejos la plataforma se mantuvo más estable y el movimiento era más llevadero, el buque seguía inmerso en la zona de bajas presiones a la espera de que el tiempo diera un respiro y poder continuar el tránsito sin tener que luchar contra las condiciones meteorológicas.


fuente: Armada española.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …

24h en un portaaviones americano (III): dependencias aéreas

En el post anterior os expliqué cómo funcionaban las operaciones aéreas en un portaaviones, en este post os hablaré de otros espacios relacionados con la actividad de vuelo.
Ready rooms
En estas salas, un nivel por debajo de la cubierta, es donde los escuadrones preparan sus misiones, reciben sus briefings y rellenan su papeleo antes y después de cada vuelo. Cada Escuadrón tiene su sala, decorada según sus colores y demás señas de identidad.

En ellas hay comodas sillas asignadas a cada piloto, grandes tablones blancos donde se escriben los planes del día y las misiones, así como un par de pantallas donde se puede ver, en directo, la actividad de la cubierta en blanco y negro. Todos los despegues y aterrizajes se graban en vídeo y pueden ser vistos a través de estas pantallas, que por lo general están disponibles en todas las estancias que tienen relación con las operaciones aéreas así como en el despacho del Comandante y similares.
Al entrar a la derecha encontramos una oficina donde real…